Los argumentos con los que la juez envió a la cárcel al “hombre del hacha”

Este miércoles en la noche se definió de momento suerte de Miguel Camilo Parra, el hombre acusado de atacar y propinar varias heridas con un hacha a su compañera sentimental, Ángela del Pilar Gaitán el pasado 16 de octubre en un barrio del nororiente de Bogotá.

Parra Gaitán no aceptó los cargos de tentativa de feminicidio agravado en calidad de tentativa, que le imputó la Fiscalía dada la gravedad de las heridas que presenta su ex parejas, fue cobijado con medida de aseguramiento en centro carcelario. Decisión que fue adoptada por la Juez 69 de Control de Garantías.

Durante la audiencia que se prolongó cerca de seis horas la Juez acogió la tesis del ente investigador y sustento la medida de aseguramiento aduciendo que el hombre representa un peligro para la víctima, la sociedad y el proceso.

Anuncios

El recuento de los hechos, según la Fiscalía.

La investigación, a cargo del CTI de Bogotá, permitió evidenciar que el 17 de octubre reciente, en horas de la madrugada, Parra Niño se encontraba hablando con su novia sobre el fin de la relación. La pareja estaba consumiendo licor en su residencia, ubicada en el barrio El Redil de la localidad de Usaquén.

Al presentarse una discusión, se presume que Parra Niño tomó un hacha de su colección y al parecer atacó a su pareja y luego huyó del lugar. Entretanto, la víctima fue trasladada a la Clínica Fundación Cardioinfantil con graves heridas en su cabeza, que le generaron una incapacidad médico legal provisional de 60 días.

Se conoció que esta pareja llevaba siete meses aproximadamente de convivencia; sin embargo, desde el comienzo, habrían tenido problemas y discusiones frecuentes, presentándose violencia de género. Por tales situaciones, el pasado 9 de octubre la víctima había decidido irse de la casa y terminar la relación.

Mediante labores investigativas se determinó que Parra Niño supuestamente salió de la ciudad el mismo día de los hechos, trasladándose inicialmente al municipio de Mosquera (Cundinamarca), donde cambió su aspecto físico, cortándose el pelo y la barba. Allí habría pagado un día en un hotel, pero salió esa noche del 17 de octubre del lugar.

Por fuente anónima se supo que este hombre se estaría escondiendo en un predio del municipio de Fusagasugá (Cundinamarca), donde fue capturado la noche de este 26 de octubre por los servidores del CTI.