Las puyas al uribismo de los Santos uribistas

El exembajador Francisco Santos y su hijo el representante a la cámara Gabriel Santos, a pesar de pertenecer al Partido Centro Democrático, ha lanzado puyas a su grupo político con ocasión del escándalo del contrato de Centros Poblados que tiene contra las cuerdas a la ministra de las TIC, Karen Abudinen.

Durante el debate de Moción de Censura a la ministra de las TIC en la Cámara de Representantes, el congresista Gabriel Santos, durante su intervención anunció su desacuerdo con la bancada a la que pertenece, de apoyar a la funcionaria del gobierno Duque:

“La política de los principios es una política que nos lleva a lo que hoy estoy haciendo yo acá, a recoger esos principios que hoy tantos de mis electores me exigen: que le diga a país que no estoy de acuerdo con unas actitudes a pesar de que jurídicamente vinculante me impida llegar a una decisión. Es una política que perdura, es una política que permanece en el corazón y en la mente no solo de las personas que nos eligieron sino de las personas que hoy exigen que nosotros llevemos a cabo un ejercicio de responsabilidad”.

Y más adelante añadió: “Yo hice una promesa cuando ingresé a este ejercicio y es que iba a mirar a la cara a mi esposa, a mi hija Belén y a las personas que votaron por mí, y es por eso que hoy debo elegir la política de los principios por encima de la connivencia de los votos”.

Mientras tanto Francisco Santos, padre de Gabriel, exvicepresidente del gobierno Uribe y embajador del período Duque, a través de su cuenta de Twitter lanzó críticas al Centro Democrático:

«Presidente @AlvaroUribeVel el Centro Democrático debe demostrar que está con los principios y no con la corrupción o los puestos que muchos han recibido y por eso actúan como borregos», y agregó, «renovar las listas a Cámara y Senado es un tema urgente. Es el futuro de su herencia política».

Los comentarios del exdiplomático en las redes sociales generaron molestias en la bancada del Centro Democrático quienes de inmediato respondieron.