Informe del conflicto armado hecho por Fedegan sigue levantando ampolla

JOSE-FELIX-LAFAURIE

La Federación de Ganaderos – FEDEGAN presentó en días pasados el informe titulado –Acabar con el Olvido-, que menciona los casos de más de 9 mil ganaderos que fueron víctimas de los diferentes actores armados en Colombia, documento que empieza a ser motivo de debate a nivel nacional, porque existen  evidencias judiciales que revelan que personas dedicadas a esta actividad económica en el país, hicieron parte de la macabra alianza conformada por algunos militares,  políticos locales, narcotraficantes y autodefensas para contrarrestar las acciones de las guerrillas en el sector rural.

Al respecto, el diario El Espectador habla de dos  personas que menciona el estudio como víctimas del conflicto (Adriano Palacios Pino y Fabio Otero Paternina), recordando que el primero financió una Convivir en Urabá y el segundo compró parcelas despojadas en Córdoba.

La senadora María Fernanda Cabal, quien dirigió la investigación, en diálogo con Confidencial Colombia dice que no se puede pasar por alto que este sector fue víctima del conflicto y que esa condición no se les debe desconocer a estas personas. “Adriano Palacios Pino fue secuestrado, y extorsionado, además de que le asesinaron a 20 administradores de su finca. Es un chocoano que hoy tiene 80 años de edad que en su momento fue ayudado por Guillermo Gaviria director del diario El Mundo. Esta tragedia personal es algo que no puede olvidar, si en verdad se quiere trabajar por la memoria”, puntualizó la congresista.

Anuncios

Luis Emil Sanabria director de Redepaz considera que es innegable que los ganaderos fueron víctimas del conflicto y que en ese sentido el informe es pertinente, pero  que  tampoco se puede negar que algunos de ellos fueron victimarios.

Sanabria opina que más allá de las ideologías, en este país más de una persona ha sido víctima y victimario y lo que se debe hacer es aportar a la verdad y reparar a quienes se causó daño. “Una cosa no riñe con la otra y sin renunciar a la condición de víctima, se puede  aportar a la memoria y dar la reparación respectiva”.

Se ha tratado de desconocer la realidad de lo  que vivió el sector ganadero: José Félix Lafaurie

En medio del debate que comienza a generarse tras la presentación de este informe, el presidente de FEDEGAN José Félix Lafaurie habló en entrevista para Confidencial Colombia, afirmando que con el objetivo de esta recopilación de las atrocidades que vivió el sector ganadero por cuenta de la violencia en el sector rural, hace parte de los aportes a la memoria histórica del país.

¿Es esto una respuesta a los informes que otros sectores del país han presentado en donde describe las alianzas que se realizaron para contrarrestar a la guerrilla, en donde habrían participado algunos ganaderos?

José Félix Lafaurie (JFL): Fedegan logró recopilar buena parte de las atrocidades que vivió el sector ganadero a lo largo de 30 años de violencia en el sector rural. Este es un trabajo recogido en dos documentos que busca acabar con el olvido. Esto se compila con los testimonios de más de 9 mil ganaderos que en su momento se contactaron para que nos contaran cuales fueron los delitos que sobre ellos se cometieron. Lo que ha pretendido las FARC es instrumentalizar las víctimas, entre ellas a los ganaderos, quienes hemos sido víctimas de todos los actores armados, incluidos el paramilitarismo. Lo que no puede suceder es que las víctimas ganaderas, ahora no tengan un espacio en la memoria histórica del país.

¿Harán parte del trabajo que en este sentido realiza el Centro de Memoria Histórica?

JFL: Quisimos invitar al doctor Darío Acevedo para que no solo recibiera los documentos que dan cuenta de las narrativas de los ganaderos, que les tocó padecer los secuestros, asesinatos, extorsión, sino además para tratar de construir con el Centro de Memoria Histórica un convenio para que estas narrativas queden en la memoria de los colombianos.

Más allá de contar las diferentes situaciones que hicieron a los ganaderos víctimas del conflicto, ¿Qué otro objetivo existe con este informe?

JFL: Los ganaderos hemos sido las víctimas principales. Esta comunidad representa entre el 30% y el  40% del total de los habitantes rurales. Cientos de miles de los nuestros fueron extorsionados por todos los actores armados  FARC, ELN, EPL y AUC. No es lógico que hoy que se pretende contar la historia de esa Colombia sufrida, que le tocó resistir tantos vejámenes, no aparezca el ganadero como víctima, sino que se pretenda por parte de ciertos actores muy vinculados a la izquierda armada, identificarnos como victimarios. El ganadero no es victimario, representa al ganadero que cumple la ley y ayuda a generar bienestar en las regiones.

Contenido relacionado: A la izquierda le encanta disfrazar de víctima a quien también fue victimario: Senadora Cabal

¿Cómo es la situación de este sector tras la firma del acuerdo de paz con las FARC?

JFL: En los últimos meses gracias a la acción del Gaula, ganaderos que han sido secuestrados han regresado, pero hay tres que siguen en cautiverio. Se ha incrementado de manera notoria la extorsión que persiste en los territorios que son de control de los grupos armados ilegales. Donde hay coca, hay armas y donde hay armas, hay crimen.

¿Van a continuar en el debate por la memoria de este país?

JFL: Por supuesto y hoy mucho más. Ningún gremio rural ha construido la memoria que nosotros tenemos, detallando casos, georreferenciándolos, mencionando los actores armados que han causado el daño, recorriendo el país, identificándolos y dándolos a conocer.

¿Van a acudir a la JEP para narrar estos hechos?

JFL: Todas esas historias las vamos a entregar a la JEP, porque las víctimas que se mencionan en este documento, lo son de diferentes actores armados.

¿Aspiran a verdad a justicia y reparación?

JFL: Claro que si porque se ha tratado de desconocer la realidad de lo  que vivió el sector ganadero. Hicimos parte del comité de víctimas; cuando el Gobierno del presidente Santos dialogaba con las FARC en la Habana uno de nosotros fue a la mesa de conversaciones, así que bienvenido el debate.