La apuesta del Procurador por la reivindicación de los más vulnerables

procurador-carrillo

Durante los últimos dias de 2017 cuando el país disfrutaba de las fiestas decembrinas se registró un hecho que pasó desapercibido para la mayoría, pero que se constituye en un avance para el reconocimiento de derechos de los sectores más vulnerables de la población colombiana, dentro de los cuales se incluyen los grupos étnicos.

Desde la Procuraduría, el jefe del Ministerio Público Fernando Carrillo, suscribió tres grandes compromisos que buscan la reivindicación de estas poblaciones aisladas u olvidadas por el sistema político y de gobierno, con grandes niveles de inequidad y exclusión.

En principio, Carrillo se propone visibilizar las dificultades que han tenido los pueblos étnicos, desde el punto de vista de las fallas del Estado en el cumplimiento, garantía y defensa de sus derechos; así como en el hecho de que no son una prioridad, ni desde el punto de vista presupuestal, ni desde el punto de vista institucional.

Es segundo lugar, el Procurador propone sensibilizar al país que estaba acostumbrado a pensar etnocéntricamente, para el cual las regiones no existían, ni los ocho millones y medio de víctimas, donde las poblaciones étnicas han puesto una gran cuota de dolor, lamentable para la historia de Colombia.

Finalmente, Carrillo quiere convertir a la Procuraduría en el mejor y mayor aliado de los grupos étnicos y las poblaciones vulnerables, por considerar que este es el mecanismo más efectivo para el fortalecimiento de la democracia colombiana y la revigorización de un estado social de derecho que cuando ataca a los más débiles, pierde su razón de ser.

Una Procuraduría con Enfoque Diferencial

Desde que asumió el cargo en enero de 2017, Fernando Carrillo se planteó hacer una Procuraduría para la gente, donde cupieran todos. Siguiendo esa premisa, a mediados del año pasado nació la Procuraduría Delegada para Asuntos Étnicos.

Según palabras del propio Carrillo, esa nueva división del Ministerio Público se constituye en “un elemento fundamental del fortalecimiento de nuestra nacionalidad, de nuestra Constitución, de la forma como esta Procuraduría se concibe, con la Constitución en la mano”.

Otro de los puntos fundamentales planteados por el Procurador para contribuir a cambiar las circunstancias actuales de los grupos étnicos, consiste en aumentar la vinculación de miembros de esta población a la entidad, lo cual ha venido haciendo de manera regular.

“Estamos convencidos, que sin el conocimiento que ustedes tienen de sus propias comunidades, lo que podamos hacer desde la Procuraduría, siempre va a ser limitante y fragmentario”, manifestó Carrillo Flórez.

Un Ministerio Público que vela por el Estado Social de Derecho

Desde su cargo el Procurador planteó los desafíos existentes en temas de ordenamiento territorial, planeación del desarrollo regional y local, y gestión sostenible del medio ambiente, entre otros; con el protagonismo de los pueblos étnicos.

Fernando Carrillo tiene claro que, las luchas territoriales, el fraccionamiento de los territorios, los despojos de recursos naturales y de bienes comunes de los colombianos, son batallas que la Institución apenas está comenzando a dar.

Por tal motivo, insiste en la necesidad de desarrollar una política preventiva, frente a temas como la identidad cultural, el territorio y la consulta previa, la autonomía y la autodeterminación, el desarrollo propio, la participación e interlocución de las comunidades, el papel fundamental de la mujer, y los temas de construcción de la paz y defensa de líderes y defensores de DDHH.

“Tenemos que marcar una diferencia, así sea 26 años después de la expedición de la Constitución del 91 (…). Este país cambió en 1991 y un cuarto de siglo después hay gente que no se ha dado cuenta que hubo un cambio fundamental en las consideraciones en relación con quienes han estado por fuera de los procesos de desarrollo”, expresó Carillo.

La filosofía del Procurador es clara, se trata de sumar y no de restar, de multiplicar y no de dividir, y es consiente que la fortaleza de cualquier organización, está en su capacidad de cohesión y en su capacidad de identificación de propósitos comunes.

“Por tal razón, esta seguirá siendo una Procuraduría ciudadana y una Procuraduría étnica, con una consigna de aquí en adelante: “Por todo lo que nos une y contra todo lo que nos separa”. En el cumplimiento de todo lo aquí planteado, estaremos vigilantes”.