Gobierno recurre a la tecnología para hacerle frente a los cultivos ilícitos

Al término de la reunión del Consejo Nacional de Estupefacientes en la Casa de Nariño, el Presidente Juan Manuel Santos anunció que la meta para 2018 es eliminar mediante erradicación forzosa y sustitución voluntaria un total de 110 mil hectáreas de cultivos ilícitos en el país.

“Aquí tenemos una gran oportunidad: la persona encargada del programa de sustitución voluntaria de cultivos ilícitos, me dice que como va el proceso de certificación de la firma y compromiso de las familias podemos acabar este año con 40 mil hectáreas que han sido sustituidas voluntariamente.

A esto se le agrega o se complementa con la erradicación forzosa. El año pasado sobrepasamos la meta que nos propusimos de 50 mil porque erradicamos 53 mil hectáreas. La meta este año son 70 mil hectáreas, y como vamos la vamos a cumplir: hay un compromiso de la Fuerza Pública y del Ministro de Defensa de que esas 70 mil hectáreas se van a cumplir.

Anuncios

“Sumados los dos: las 40 mil hectáreas sustituidas y las 70 mil erradicadas forzosamente, quiere decir que este año, el año 2018, vamos a poder erradicar 110 mil hectáreas. Es una cifra muy importante, creo que sin precedentes, en la historia de la lucha contra el narcotráfico”, precisó el Mandatario.

Aspersión con drones

Además, el Jefe de Estado anunció que se adicionan a esta lucha elementos de innovación para hacerla más efectiva.

“El uso, por ejemplo, de orugas, que son una especie de tractores, para hacer más eficiente la erradicación forzosa. También hoy discutimos la utilización de los llamados drones, de los vehículos o los aviones no tripulados, los avioncitos no tripulados, que por su altura se asimilan a una aspersión terrestre, no aérea”.

Al respecto indicó que “se han hecho una serie de planes pilotos que han dado pie al Ministerio de Salud y al Ministerio de Ambiente para decir: cumple con las condiciones de salud y de medio ambiente para poderla autorizar”.

“O sea, no va a haber la deriva que llaman, que en la aspersión aérea los vientos se llevaban el glifosato a otros lugares y hacían estragos, aquí va a estar mucho más concentrado; además tiene algo muy importante: la concentración en la utilización de los drones va a ser del 50 por ciento de lo que se utilizaba anteriormente. Por eso desde el punto de vista de salud y de medio ambiente, recibimos de los dos ministerios la autorización”, sostuvo.

Fuentes del alto Gobierno señalaron que al contar con la autorización para el uso de estas herramientas, de forma inmediata se pueden implementar como parte de la estrategia para el combate de los cultivos ilícitos.