Gobernador de Caquetá propone consulta popular para superar diferencias limítrofes con Meta

Durante la más reciente audiencia pública en  la Comisión de Ordenamiento Territorial, del senado de la república, los gobernadores del Meta y Caquetá, manifestaron su preocupación por las actuales diferencias limítrofes en sus departamentos, pidiendo una pronta solución.

En su intervención, Arnulfo Gasca Trujillo, gobernador de Caquetá, manifestó que en esa región, siempre se conoció como lindero, el río Guayabero, “no entiendo por qué hoy quieren cambiarnos la historia del departamento. Nos quieren quitar algunas zonas pobladas como La Cristalina, La Machaca, entre otros”.

Para el mandatario local  la mejor vía para resolver este inconveniente es el llamado a una  consulta popular, en donde se les pregunte  a los campesinos a qué departamento quieren pertenecer”.

Entre tanto, el gobernador del departamento del Meta, Juan Guillermo Zuluaga, sostuvo: “no pretendemos quitarles ninguna porción territorial. Estamos defendiendo lo que históricamente la Ley ha señalado y fue más allá, solicitando desestimar el informe técnico del IGAC, por considerarlo equivocado. “Lo único que estamos pidiendo es que se reconozca lo que dice la Ley. No tenemos posiciones caprichosas”.

Anuncios

La directora General del IGAC, Olga Lucia López, durante su intervención presentó el informe técnico en el proceso limítrofe de los departamentos del Caquetá, Guaviare y Meta, dijo que las ubicaciones de esas limitaciones cambiaron a partir de la cartografía del año 1976, debido a que se trazó el límite sobre una línea diferente a la que se mencionaba en la norma, la divisoria de agua en límites de cuenca, con la que se elaboró la propuesta. Con base en este estudio técnico, cartográfico y verificaciones en campo, está planteado el conflicto existente”.

Al finalizar la sesión, la senadora María del Rosario Guerra dijo que se reunirán con la Directora del IGAC para mirar con detalles el informe técnico, porque la Gobernación del Meta ha solicitado desestimar el informe presentado por esa entidad, y según ella, es necesario entender las razones que tienen ambas partes para así, proponer la solución adecuada.