Experiencias virtuales

Sonia Bas

Las reuniones virtuales han llegado para quedarse, y el mundo del vino no se podía quedar atrás. Hace unos días Bodegas Vicente Gandía, nos invitó, por medio de Carlos García, paisano mío, a una cata virtual, si, a mí también me sorprendió, y muy gratamente todo hay que decirlo.

Vicente Gandía celebra este año su 135 aniversario, y para ello, Pepe Hidalgo, enólogo de la bodega, ha preparado unos vinos bien terminados, los han llamado “ EL Miracle”, tinto, nº 1, blanco nº3 y rosado nº5. Son vinos nobles, honestos, redondos, y son para disfrutarlos. Como curiosidad, en la etiqueta de la botella, podemos encontrar un código QR, que nos aporta una información útil sobre el vino que estamos tomando.

El rosado y el blanco me sorprendieron. El Miracle nº 3, con Moscatel ( no más de un 3 %), Merseguera, Macabeo y Malvasía, color amarillo brillante, el nº 5, rosado, elaborado con una Bobal por prensado directo, da lugar a un vino goloso con acidez bien integrada y color pálido. El trío de caldos lo completa, Miracle tinto, nº1, en el que podemos degustar Bobal y Cabernet Sauvignon, procedente de una viticultura de altura, cultivada en zonas con diferencias importantes de temperatura entre el día y la noche, lo que da lugar a hollejos más gruesos, con la consiguiente mejora de taninos para tintos.

Muchos de los que invertís, 2-3 minutos en leer mis columnas, me soléis comentar que siempre aprendéis algo sobre el vino, que no conocíais. Que sepáis, que es muy gratificante para la que escribe, tener este feedback, y que la anima a continuar mejorando en sus publicaciones. Hoy os voy a hablar un poco más en detalle sobre los taninos, cuyo origen etimológico está en el encurtido de las pieles “ tanning “ en inglés, en el que se utilizaban estos compuestos. Los taninos, son compuestos fenólicos, responsables de la astringencia, el cuerpo del vino, y contribuyen a la estabilidad del color. Los podemos encontrar en la piel , en la pepita y en el tallo del cultivar. La barrica, también aporta taninos, y durante la vinificación y crianza, hay un traspaso de estos al vino. Con mayor frecuencia encontramos taninos en vinos tintos, ya que la piel y la pepita están en contacto durante más tiempo con el mosto de uva. Los vinos de guarda, se caracterizan por una buena carga de tánica, fundamental para asegurar un buen envejecimiento de los vinos. Un exceso de ellos . dará lugar a un vino amargo. A lo largo del proceso de vinificación, necesitamos suavizar el amargor y astringencia que aportan los taninos en las primeras fases. La crianza en barrica y/o en botella, van a requerir una mayor concentración de taninos, a diferencia de los vinos jóvenes y sin crianza, que van a necesitar una carga inferior. Por ello los crianzas, reservas y gran reserva deben contener una alta presencia de dichos compuestos fenólicos.

Me despido con una frase de William Butler Yeats :

“ El vino entra en la boca y el amor entra en los ojos, esto es todo lo que en verdad conocemos antes de envejecer y morir. Así llevo el vaso a mi boca , y te miro, y suspiro “

Me encantaría recibir vuestros comentarios .Los podéis dirigir a : [email protected]

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Perdiste tu contraseña?

Lost Password