Equidad de Género: ¿Somos o no somos? Segunda Entrega

Dándole continuidad a mi columna del domingo pasado, les cuento que esta semana me di a la tarea de leer contenidos y artículos relacionados con el tema de las brechas de género y he leído varios escritos que me ponen a pensar…

Hay una iniciativa que se llama el Club del 30%, esta es una iniciativa global que abrió su capítulo en Colombia el año pasado y tiene como objetivo que las mujeres que hacen parte de ella logren a través de distintas estrategias, actividades y esfuerzos que la participación de la mujer en las Juntas Directivas de las empresas grandes en Colombia aumente y que en un futuro sea de por lo menos el 30%.

En Colombia a este Club pertenecen varias de las mujeres que son presidentes, vicepresidentes y/o presidentes de Juntas Directivas de empresas grandes y ¿qué es una empresa grande en Colombia?

En Colombia las empresas grandes son en promedio 6500, de las cuales aproximadamente 1000 están en el rango de las empresas mayores, es decir, aquellas que tienen ingresos operacionales y utilidades del orden de billones de pesos.

La gran pregunta es: qué porcentaje de esas empresas mayores son presididas por mujeres? En un artículo que leí hace algún tiempo decía que de las 200 empresas más grandes del país, solo 6 u 8 eran presididas por mujeres, y estoy hablando de hace casi un par de años, en ese listado estaban 3 mujeres que fueron reemplazadas por hombres en el último año.

Otra pregunta que me hago es: este grupo de importantes, poderosas y privilegiadas mujeres dan esta lucha teniendo en cuenta sus relaciones, sus altos cargos que les abren puertas, que algunas veces tienen cabida en espacios que a lo largo del tiempo solo habían sido para roscas de hombres y que su posición les permite de alguna forma llegar a tener incidencia en decisiones que antes no tenían. Pero quién lucha por los millones de mujeres en Colombia que no tienen esta posición, qué no tienen esta educación, preparación y salarios? Que simple y sencillamente no tienen voz ni nadie poderoso que las escuche y represente.

Mi mejor amigo me decía y muy bien que lo aprendí: María Eugenia recuerde algo siempre, en la vida es más importantes tener poder, cabida en importantes círculos empresariales y sociales, ser admirada y tener buenas relaciones, a tener plata, y cada día compruebo cuánta razón tenía.

Quiero profundizar más en esto del Club del 30% y en otro tema que ha llamado mi atención que es el del Centro de Estudio de Gobierno Corporativo del CESA, que tiene un Programa de Liderazgo de Mujeres en Juntas Directivas que es un entrenamiento que tiene como fin fortalecer los perfiles de las mujeres para participar en Juntas Directivas, pero esto lo dejo para tratar en mi próximo escrito.

Después de esta introducción, seguiré compartiendo con ustedes la visión del tema de algunos de los líderes empresariales más importantes de nuestro país y cuáles son algunas de sus prácticas al interior de las compañías que lideran:

Victoria Bejarano De la Torre
Presidente Junta Directiva Zurich Colombia Seguros
Miembro de Junta Directiva de Profamilia

Me parece primero muy importante resaltar la sensibilidad que existe frente al tema de la Equidad de Género, no debemos dejar que se pierda ya que hay mucho por hacer todavía. Recordemos que las mujeres representan más del 50% de los estudiantes universitarios y de la población económicamente activa, es un imperativo ético, es decir, que si representamos un porcentaje de población tan grande deberíamos estar de igual manera representadas en la fuerza laboral. Tan es así, que este es uno de los objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas, esto no es un juego, esto no es filantropía, esto no es romanticismo, esto es una realidad. Pero además, analicemos los hechos que respaldan este precepto y son nada más y nada menos que la rentabilidad de las empresas.

Hay muchos estudios que han demostrado con suficiencia, que las empresas más rentables tienen mujeres en los cargos directivos, no solo en las Juntas Directivas sino en los cargos de dirección, representamos el poder adquisitivo, o sea, las grandes decisiones de compra si vamos hacia atrás, la está realizando la mujer desde hace muchísimos años. Es un error que el mercado laboral no refleje ni represente a sus clientes de la manera adecuada, entonces se gana económicamente, se gana filosóficamente, se gana en ética, cuando incluimos a más mujeres dentro de la vida laboral.

En este orden de ideas, debemos propender porque así sea, hay estrategias a corto plazo, mediano plazo y largo plazo, habrá también que implementar unas por la fuerza de la convicción, otras por crear zanahoria o incentivos para hacerlos y otra es sencillamente evitar actitudes negativas por medio del garrote. Yo creo que este es un tema que no se puede aplazar más y que es relevante para la economía nacional. Me gustaría hablar sobre lo duro que ha sido este golpe de la pandemia en lo referente a la presencia de las mujeres en los puestos laborales, el desempleo en este año ha presentado cifras del doble en mujeres, las mujeres son las que representan la fuerza laboral de las cuidadoras, son muchas más las mujeres enfermeras que los enfermeros, y estás han sufrido mucho por este tema.

Las que cuidan en el hogar generalmente, a sus padres envejecidos o a sus hijos menores, son también por lo general las mujeres. Leía en un informe que se va a tomar 10 años para volver al sitio en donde estábamos las mujeres antes de la pandemia. Tenemos que ser muy activos en el diseño, desarrollo e implementación de estrategias y acelerar el ritmo para volver lo antes posible al punto en donde estábamos para ahí salir, porque si ya era insuficiente, imagínense entonces ahora donde quedamos ahora.

Gustavo Salas
Gerente General PepsiCo Foods Colombia

Las mujeres no solo pueden ser representativas en los cargos directivos, esto debe ser transversal a toda la organización, porque las organizaciones necesitamos un equipo que se complemente, un equipo que represente a la sociedad, que represente a todos los clientes a los que llegamos, que represente a las comunidades y que represente a nuestros consumidores.

Entonces esa es la parte que es muy importante, y sí. Por ejemplo en PepsiCo tenemos un gran avance en la parte de representación, el 48% de los equipos de liderazgo de PepsiCo Colombia son mujeres, el 41% de los equipos de liderazgo de PepsiCo a nivel mundial son mujeres, ahora la realidad es que y honestamente yo este año tuve la oportunidad de participar en un evento que se llama Inspira que inicialmente estaba dirigido a todas las líderes mujeres, es para tratar temas de liderazgo y justo empezaron a invitar hombres, y yo estaba como uno de los hombres invitados.

Uno de los temas en Inspira era el sesgo inconsciente, entonces lo que nos decían era: si nosotros no empezamos a romper los sesgos inconscientes que tenemos, no vamos a avanzar en esa agenda; porque vamos a seguir teniendo sesgos como que las mujeres no pueden ser representantes de ventas porque es un trabajo muy pesado, tienen que estar muchas horas en la calle y en la calle no hay baños.

Entonces lo que hice bien fue decir no, no. Puede haber cosas y situaciones que impidan que las mujeres en algunos casos no hagan el trabajo hoy como deseáramos, pero nosotros como líderes estamos en la obligación de remover estas barreras. Y no solo para las mujeres, para los hombres también porque tampoco está bien que para las mujeres estén dadas las condiciones pero para los hombres no. Entonces tienes que generar las condiciones de equidad para todos y cada uno de los colaboradores al interior de la organización.

A veces los sesgos inconscientes no solamente los tenemos los hombres, por eso el curso y el taller también iba dirigido a las mujeres, porque muchas veces las mujeres se auto limitan, las mujeres son mucho más duras con ellas mismas que los hombres. Por ejemplo, ponemos un job description o una oferta de empleo, si el hombre cumple con el 60% de los requisitos de la oferta va a aplicar, y él se siente seguro y va a ir, mientras que las mujeres sino cumplen por lo menos con el 90% de los requisitos descritos en la oferta no va a aplicar, e incluso no aplica sino cumple con el 95 o el 100% de los requisitos solicitados. Entonces a las mujeres hay que hacerlas conscientes de todas esas cosas, es ir trabajando para hacerlo.

Ahora hablemos de Equidad. En términos de Equidad hemos avanzado mucho y creo que todas las políticas de la empresa están direccionadas a garantizar que todos los colaboradores tengan las mismas condiciones, oportunidades y todo lo relacionado. Para mi hay otro factor que es el más complejo y más importante y es el tema de la inclusión, de nada te sirve tener representatividad femenina, que todos tengan las mismas condiciones si el líder no le va a hacer caso, no la va a escuchar, la va a ignorar, no le va a prestar atención a sus ideas, no tiene en cuenta lo que ella opina y no la va a empoderar.

Entonces esa parte de inclusión que son comportamientos, donde el ejemplo está en el líder, siendo el quien tiene que dar los lugares y generar los espacios para que las mujeres puedan expresarse en el caso de alguna complicación y que le abran el camino para que levanten su voz y que se escuchen, esto es lo realmente importante.

Creo que tiene que haber garrote cuando escuchas la voz, y otra cosa que tiene que haber es tomar riesgos. Y con tomar riesgos me refiero a entender, por ejemplo: quitar ese sesgo inconsciente porque cuando tú ves una hoja de vida y las marcas como hombre y mujer y las separas, de un lado pones las hojas de vida de los hombres y del otro pones las hojas de vida de las mujeres, ahí ya hay discriminación y de por sí vas a entrar sesgado. Tienes que evaluar las hojas de vida sin sexo, y ver las capacidades, calidades y habilidades de cada uno de los posibles candidatos y ver cuál es la mejor persona sin importar su edad, su sexo o su género.

Esta es nuestra visión y son algunas de las cosas y prácticas que realizamos en PepsiCo Foods Colombia en nuestro día a día.

En la tercera entrega compartiré con ustedes la visión y las prácticas de Margarita Henao Cabrales, CEO Daviplata del Banco Davivienda y de Juan Pablo Contreras, director general de DOW para los Países Andinos, Centroamérica y El Caribe.

Hasta una próxima oportunidad.

María Eugenia Saldarriaga O. | Consultora experta en Marketing, Networking y Relaciones Públicas | Estratega en Reputación y Fidelización | Cel. 310 3216527 | [email protected]

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Perdiste tu contraseña?

Lost Password