“No hay que replicar otro Silicon Valley, sino crear hubs de emprendimiento especializados”, presidente de INNpulsa

Hablamos con Ignacio Gaitán, presidente de Innpulsa Colombia sobre los retos que tiene el país en materia de emprendimiento y competitividad en el marco de la pandemia.

¿En qué está Innpulsa en este momento?

En este momento estamos trabajando en diferentes frentes: Seguimos con nuestros emprendedores y empresarios en los programas que veníamos desarrollando como Aldea, Empodera, Acelera Región, Emprendetones, Mega I, Mega Up entre otros, que hemos ajustado a versiones virtuales para no detener la operación y acompañamiento.

Anuncios

En el marco de la coyuntura del COVID 19 creamos nuevas iniciativas para apoyar a los emprendedores y empresarios del país, lograr que puedan continuar con sus negocios y mitigar los efectos de la cuarentena. Esto lo hacemos a través de plataformas como Colombia Emprende e Innova. En formación, contamos con la iniciativa de CEmprendeDesdeCasa, sesiones en vivo con contenidos sobre transformación digital, mercadeo, comercio electrónico, entre otros.

Finalmente, estamos apoyando al Gobierno Nacional en acciones como la producción de respiradores mecánicos y muy pronto llegaremos a la meta de entregar 1 millón de mercados a los colombianos más vulnerables.

¿Se mantienen los proyectos y presupuestos para este año a pesar de la crisis?

Para el año 2020, iNNpulsa espera aumentar los recursos recibidos por parte del Ministerio de Comercio Industria con el fin de poder apoyar a nuestros emprendedores en esta nueva etapa de reactivación económica para el País.

El colombiano por naturaleza es emprendedor ¿La coyuntura del COvid-19 es un sobre estímulo para ello?

Absolutamente. En estos meses retadores que hemos vivido, desde iNNpulsa hemos sido testigos de cómo ese ADN emprendedor ha sido protagonista en la transformación de los negocios a las nuevas circunstancias. Por ejemplo, con la estrategia Colombia Emprende e Innova invitamos a los emprendedores a participar en dos iniciativas, la primera ofrecer soluciones gratuitas a necesidades en salud y medicina, trabajo en casa, tecnología y provisión de servicios y productos básicos. La respuesta fue positiva y hoy están disponibles en el sitio web más de 270 ofertas. La segunda, presentar sus soluciones a los 5 retos para la innovación pública. Entre más de 300 propuestas, elegimos 15 que fueron presentadas en la primera Feria Virtual Colombia Emprende e Innova.

¿En una escala de 1-10 que puntaje le daría al talento digital colombiano?

En el Global Competitiveness Index 4.0 2019, Colombia obtuvo el puntaje de 62.7, el cual lo posicionó 3 puestos más arriba para situarse en el 57 dentro del ranking.  Dentro del índice se evalúan varios pilares entre los que figuran el pilar 6, Competencias del Capital Humano (Human Capital Skills); dentro de este Colombia ocupó la posición 80 de 141 en cuanto a las competencias del capital humano para afrontar la Cuarta Revolución Industrial. En Sudamérica, Colombia se posiciona de cuarto puesto en este indicador por detrás de Chile, Uruguay y Argentina.

 

Los jóvenes empiezan muy tarde con la computación ¿No creen que deberían adaptarse los planes de estudio para que desde el colegio pasara esto?

Los jóvenes comienzan a una edad muy temprana su contacto con la tecnología. Por lo tanto, el reto está en identificar aptitudes, promover y desarrollar interés y conocimientos en las ciencias idóneas para las áreas STEM. La educación STEM debe comenzar en las escuelas primarias y debe tener como objetivo preparar entonces a los jóvenes para una participación activa en su futuro. Para producir una generación interesada y capacitada en STEM, los focos clave dentro de las escuelas deben vincular equipos de profesores que trabajen en un enfoque integrado, basado en la enseñanza y el aprendizaje interdisciplinario. Los profesores desempeñan un papel fundamental en este tipo de educación, y es importante atraer a la enseñanza a personas con un perfil “achiever” con trayectorias pertinentes.

 

¿Qué es más recomendable a un niño, un libro de matemáticas y filosofía o un computador?

En primer lugar, es importante que entendamos que para emprender e innovar es necesario generar una cultura y educarse, desde pequeños, en diferentes áreas para desarrollar las capacidades que estos procesos requieren. No nos podemos volver innovadores o emprendedores de la noche a la mañana, es un proceso que inicia en los primeros años y tiene que reforzarse en etapas como la universidad y la práctica profesional. Sin duda, este proceso cultural y educativo debe verse reforzado con acceso a herramientas tecnológicas que nos permitan apropiar procesos en todos los sectores y niveles. Debemos reforzar la formación en matemáticas a través de actividades que no necesariamente tengan que ser las tareas o los trabajos, por ejemplo, Minecraft en el que los niños desarrollan competencias en temas de programación y ubicación espacial, dos herramientas importantes para abstraer ideas e innovar. Pero no podemos dejar de lado que somos seres integrales, en ese punto la formación humanista en áreas como historia y filosofía también es importante para generar una conciencia global de nuestro entorno.

Todos los gobiernos, alcaldes y gobernadores tienen el mismo sueño. Crear un Silicon Valley… nadie lo hace. ¿Cómo se construye talento realmente?

Vale aclarar que no se trata de aplicar una única fórmula que garantice que un ecosistema de emprendimiento se materializará en un Silicon Valley o que cerrará la brecha existente entre éste y otros ecosistemas. Muchos conocedores del tema resaltan el caso de varios países/regiones/ciudades que han intentado copiar el modelo y han fallado en el intento por no tener en cuenta los años que toma desarrollar una cultura, mentalidad y dinámicas, tener una red lo suficientemente estructurada, encontrar una coyuntura económica y social específica y tener las condiciones de tecnología, innovación y talento humano. Dicho lo anterior, se recomienda no replicar un Silicon Valley con las mismas condiciones, sino crear hubs de emprendimiento que se especialicen en una industria y resalten en el mercado por su foco en temas específicos con ventajas comparativas e idealmente creando ventajas competitivas.

Me sorprende la cantidad de mujeres beneficiarias de sus programas…

En iNNpulsa hemos entendido que aún hoy muchas mujeres tienen dificultades para desarrollar habilidades comerciales y de liderazgo, acceder a los fondos de capital, tecnología, redes y conocimiento que necesitan para iniciar y hacer crecer su negocio por eso hemos liderado programas como Empodera enfocados en potenciar las habilidades empresariales de las mujeres, en la primera versión de este programa aceleramos 78 empresas lideradas por mujeres, en la segunda, realizada este año, recibimos 600 postulaciones. Además, queremos destacar que, de las 421 llaves entregadas en el marco de ALDEA, el principal programa de emprendimiento de alto impacto de iNNpulsa Colombia, el 27.8% corresponden a emprendimientos con participación del género femenino, es decir, un equivalente de 117 llaves. El emprendimiento femenino es un factor clave de la prosperidad de un país y equidad como motor para el desarrollo.

¿Dígame en que sector aparecerá el próximo Unicornio?

Si bien los unicornios son muy importantes, es aún igual de importante prestar atención al fortalecimiento del ecosistema de emprendimiento e innovación colombiano, de esta forma lograremos impactos en indicadores fundamentales como el empleo, la productividad y el crecimiento de la economía colombiana. Para tener una idea de las tendencias en el mundo, de acuerdo con el algoritmo Mosaic de CB Insights en asociación con el National Science Foundation, que en el pasado ha tenido éxito identificando los próximos unicornios, para el 2020 Future Unicorn list la mayoría de las empresas atienden las necesidades de las corporaciones, no de los consumidores. De hecho, 37 de las 50 empresas de la lista no tienen ningún producto dirigido al consumidor.

Basado en los datos de esta fuente, se podría esperar que los próximos unicornios sean aquellas startups que se encuentran en los sectores de Big Data, Fintech o que atienden las necesidades de las grandes empresas.

¿Merece la pena meterle tanto esfuerzo desde lo público para el poco porcentaje de casos de éxito?

Los datos de la industria muestran que se trata de un negocio atípico en extremo en el que un pequeño número de inversiones impulsa la mayor parte de los beneficios. Dicho lo anterior, al extrapolar esta realidad de la industria de capital de riesgo en emprendimientos innovadores al objeto misional de apoyo a los mismos que hace iNNpulsa, encontramos que al final del día, un número pequeño de los beneficiarios exitosos compensará en términos de su impacto en la economía por aquellos que no sobrevivan. Los emprendimientos innovadores de alto crecimiento nacen como micros con el objetivo de crecer y consolidarse en el mercado. Partamos del hecho de que las mipymes representan más de 90% del sector productivo nacional y generan el 35% del PIB y el 80% del empleo de toda Colombia.  Estos emprendimientos son igualmente impulsores clave del crecimiento económico y la creación de empleo, y a menudo son un catalizador para la innovación radical o disruptiva. De hecho, las empresas jóvenes representan alrededor del 20% del empleo, pero crean casi la mitad de los nuevos puestos de trabajo en promedio en los países de la OCDE.