Cómo entender la reducción de tasa de interés que hizo en las últimas horas el Emisor

Dinero-Colombia

En su reunión mensual de política para el mes de Agosto, el Banco de la República redujo su tasa de política en 25pb hasta el 2,0% (en línea con el consenso de analistas y el BBVA).  La decisión fue unánime.

Confidencial Colombia presenta el análisis de Alejandro Reyes, economista principal de BBVA Research,  sobre esta decisión del emisor.

En el comunicado el Banco destacó nuevamente la moderación de la inflación total y básica, ambas por debajo del piso del rango meta, así como los niveles de las expectativas de inflación a finales de 2021.  En segundo lugar, ratificó que las cifras observadas de actividad dan cuenta de una demanda agregada débil y excesos de capacidad productiva.  También reiteró que se han observado mejoras en los mercados financieros respecto al inicio de la crisis y que la amplia liquidez de los mercados internacionales y locales ha ayudado a moderar las primas de riesgo y a un buen comportamiento de la financiación externa. 

También resaltó dos variables que aparecen de manera intermitente en los comunicados, por una parte destacó que el mercado laboral a junio mantiene su deterioro y muestra una reducción en ingresos laborales. Y por otro lado, resaltó el comunicado que se ha dado un ajuste en el déficit en cuenta corriente y que anticipan continúe a lo largo del año.

En la rueda de prensa, el Gerente destacó que la tasa de interés se ubica en su menor valor nominal histórico luego de una rebaja de 225 puntos básicos.  Sobre la pregunta de posibles reducciones adicionales en tasas mencionó que el espacio de ha acortado pero que dependerá de la nueva información económica.  Respecto a la expectativa de tasas destacó que los mercados y analistas esperan incrementos más tempranos y mayores que lo que anticipa el Staff del Banco.  Sobre la posibilidad de contar con tasas de interés real negativas destacó las diferencias en las expectativas derivadas del mercado (1,56%) y las de analistas (2,89%) para 2021, pero no consideró que existan inconsistencias con mantener tasas reales negativas si se requieren.  Sobre el nivel de la tasa y los riesgos sobre salidas de flujos de capitales y la rentabilidad del sistema financiero, comentó que son uno de los factores que valoran para tomar sus decisiones, pero no ofreció ninguna apreciación adicional. 

Algunas preguntas se focalizaron en la transmisión de tasas al mercado.  Al respecto, el Gerente comentó que se ha observado por lo menos la mitad del ajuste en tasas del Banco a tasas del mercado.  También destacó que desde marzo las tasas en el mercado se han reducido todas, algunas en mayor proporción que otras, esto en particular al contestar por el incremento en la tasa de usura, a la que destacó que también ha cambiado la composición del crédito y que en parte ese incremento se debe a un cambio en esas ponderaciones.

Sobre la actividad, comentó que lo peor habría pasado, en concordancia con lo estimado por el Staff.  Esperan que los números de actividad mejoren paulatinamente y que las decisiones a la fecha en tasas de interés son uno de los factores que apoyarán a la economía para alcanzar crecimientos superiores al 4% en 2021.  Sobre el mercado laboral, destacó que la economía colombiana fue en la región la que mayor deterioro presentó en desempleo y que las cifras publicadas se encuentran entorno a las expectativas del Staff, siendo su reversión gradual. 

En nuestra opinión, el comunicado y la rueda de prensa no enviaron una señal lo suficientemente contundente para cerrar la puerta a nuevas reducciones en tasas. 

Sin embargo, consideramos que el escenario más probable sigue siendo que el Emisor pause sus rebajas en el nivel actual de 2,0% y se mantenga allí hasta mediados de 2022.  A favor de esta acción se encuentra que se espera una recuperación gradual de la economía, que la inflación parece tocaría piso en el primer trimestre de 2021 e iniciaría su camino hacia la meta de inflación y que la Junta sigue valorando el riesgo de mantener tasas de interés muy bajas que incidan en los flujos de portafolio y la rentabilidad del sistema financiero. 

Por el otro lado, se resaltó la baja inflación derivada de las negociaciones de deuda pública, la histéresis en el mercado laboral y la señal a una política global más acomodaticia por parte de la FED, como argumentos que podrían ser consistentes con alguna rebaja adicional en tasas.  De cualquier forma, el cierre del ciclo bajista en tasas estaría cerca, sino ya cumplido.

Será importante refinar el mensaje del Emisor con información económica como el déficit en cuenta corriente del segundo trimestre (a publicarse mañana), la inflación de agosto (a publicarse el sábado) y las minutas de esta reunión de política (a publicarse mañana y que esperamos no continúen en la tradición de rescribir el comunicado ofreciendo poca profundidad en las discusiones entre los miembros de la Junta).