Delegación de Paz del ELN se desmarca del atentado a la Escuela de Cadetes

El jefe del equipo negociador del Ejército de Liberación Nacional (ELN), ‘Pablo Beltrán’, ha asegurado que la delegación no tuvo nada que ver con el atentado perpetrado en 2019 en una escuela de cadetes de Bogotá que propició la ruptura del diálogo de paz entre la guerrilla y el Gobierno colombiano, por lo que ha defendido su permanencia en La Habana, sede de las conversaciones.

‘Pablo Beltrán’ ha indicado en una entrevista publicada este lunes por el diario oficial ‘Cubadebate’ que, a pesar de formar parte de la dirección nacional del ELN, desde 2017 –cuando comenzó el diálogo– está centrado únicamente en las negociaciones de paz, asegurando que desconocía que el ELN iba a llevar a cabo el atentado perpetrado con un coche bomba contra la Escuela de Cadetes General Santander del 17 de enero de 2019, que se saldó con 22 uniformados muertes y cerca de 90 heridos.

“Nosotros estamos acá, en La Habana, en una misión de paz y desligados totalmente de cualquier cuestión de operaciones militares. Ni por comunicaciones ni por mando tenemos que ver con eso, porque fue el compromiso que hicimos con los dos gobiernos, el colombiano y el cubano”, ha dicho. “Yo estoy apartado de eso”, ha querido subrayar.

Anuncios

La supuesta implicación de la delegación de paz del ELN en el atentado de Bogotá ha servido al Gobierno de Iván Duque para reclamar su extradición a Cuba, que se niega a entregar a los guerrilleros porque esgrime que están protegidos por el Protocolo de Ruptura.

En él, “el Gobierno de Colombia adquiere el compromiso de retornarnos sanos y salvos a nuestros campamentos, de donde salimos a hacer estas negociaciones, y los países garantes, (…) el compromiso de acompañarnos desde que salgamos del sitio de la negociación hasta que lleguemos a un lugar seguro”, ha explicado ‘Pablo Beltrán’.

El líder insurgente ha valorado que Cuba, como país garante del proceso de paz en Colombia, se haya negado a romper dicho protocolo. “Nadie en la comunidad internacional va a hacer eso (…). De lo contrario, se acabaría el multilateralismo”, ha esgrimido.

La cuestión de la posible extradición de los guerrilleros del ELN se ha convertido en fuente de controversia para La Habana y Bogotá, ya que la isla acusa a su vecino regional de ayudar con este argumento a que Estados Unidos haya incluido a Cuba en dos listas sobre países que no colaboran en al lucha antiterrorista.

“Disposición de paz”

A pesar de la tensión entre el grupo armado y la Casa de Nariño, ‘Pablo Beltrán’ ha ratificado que “el ELN está en una disposición de paz, de andar una vía de solución política”, porque las principales víctimas del conflicto armado “son personas no combatientes” de “las zonas más empobrecidas y excluidas”.

En esta voluntad de paz ha enmarcado las treguas unilaterales ofrecidas al Gobierno colombiano, si bien ha insistido en que no habrá más alto el fuego que no sean bilaterales, argumentando que con el último, declarado a raíz de la pandemia de coronavirus, “las fuerzas militares y paramilitares del Gobierno sacaron ventaja”.

‘Pablo Beltrán’ ha achacado la resistencia de Duque a que forma parte de “una coalición de extrema derecha (…) que dirige el ex presidente (Álvaro) Uribe y que se mueve con una consigna: ‘Hacer trizas la paz'”.

Interrogado sobre las posibilidades de reanudar el diálogo de paz, ha contado que la orden de la dirección nacional del ELN es no levantarse “nunca” de la mesa de negociaciones, “por grandes que sean los obstáculos”.

En este sentido, se ha mostrado optimista. Así, ha estimado que Duque no será la “excepción” en la historia de Colombia, donde todos los presidentes “hicieron algo por la paz, pues eso da réditos políticos”.

Y, si es la “excepción”, ha confiado en que “en el mediano plazo –Es lo que nosotros pensamos que va a ser algo más serio– la situación de Colombia está madurando para que en el 2022 haya un Gobierno de corte progresista”.

Hasta entonces, ha reiterado que el ELN tiene el “firme compromiso de pactar un fin del conflicto armado” siempre que “implique también transformaciones, porque si usted remueve las consecuencias pero deja intactas las causas, el conflicto permanece”.

“Nunca vamos a abandonar el camino de buscar una solución política, pero siempre nos vamos a defender. No tenemos vocación de mártires”, ha advertido ‘Pablo Beltrán’.

Con información de Europa Press