El ELN debe ser consciente de que ésta es una guerra de perdedores: Jaime Bernal Cuellar

El exprocurador Jaime Bernal Cuellar rompe su silencio y da a conocer en entrevista para Confidencial Colombia, sus apreciaciones sobre la manera en como se está dando la implementación del Acuerdo de Paz firmado con la extinta guerrilla de las FARC y critica al Gobierno y al ELN por no facilitar el camino para establecer una mesa de diálogo.

Estamos en la etapa del posacuerdo con la exguerrilla de las FARC, que se supone traería muchos beneficios para los territorios donde se libró el conflicto, ¿considera que este tiempo ha sido fructífero para esas zonas del país?

Jaime Bernal Cuellar: Empecemos por decir que el conflicto tiene origen en causas diversas, de ahí que su complejidad es enorme. Se han logrado muchísimas cosas, la firma de la paz es una de ellas y se intentó que a ese acuerdo entrara la guerrilla del ELN, cosa que fue imposible de lograr, porque de ser así, hoy tendríamos una paz integral y la implementación sería más fácil de lograr, aun con los problemas que tienen la mayoría de los territorios en Colombia.

¿Qué aspectos considera positivos de la implementación de la paz?

Anuncios

Jaime Bernal Cuellar: Esto tiene cosas positivas y cosas negativas, lo positivo es que estamos en medio de una justicia transicional cuyas bases corresponde a lograr o procurar una reparación y una no repetición de los hechos. En lo que tiene que con la parte transicional, lamento que esta no se haya entendido como la oportunidad para sanar heridas y terminar un conflicto y hacer efectiva algunas acciones, así sean diferentes. Lo negativo es que esto no ha tenido una dinámica en cuanto a reparación se refiere porque ha habido tardanza, no se le ha dado celeridad. Sin embargo, hay que destacar el que se hayan desmovilizado miles de combatientes.

¿Qué cree que haga falta en lo que va de la implementación?

Jaime Bernal Cuellar: Falta muchísimo por hacer, porque el gran problema de Colombia que originó el conflicto y que no ha permitido la solución integral es la tenencia  de tierras y las oportunidades laborales, no solamente para los desmovilizados sino para toda la ciudadanía que vive en condiciones de pobreza. Hay dificultades, pero sigo siendo optimista.

¿Se puede ser optimista incluso con el ELN?

Jaime Bernal Cuellar: Quienes integran la guerrilla del ELN son personas fundamentalistas y es muy difícil llegar a un acuerdo de paz con ellos. Se intentó varias veces y esto no se logró estando a veces a punto de iniciar una conversación. Quizás el problema con esta fuerza insurgente es que no hay una unidad de mando y cuando esto sucede es muy difícil negociar. Se teme que este grupo se una con quienes hicieron parte de las FARC y no quisieron apostarle a la paz. No es fácil y la respuesta no se puede reducir a lo que pueda hacer el Gobierno, la ciudadanía también tiene un papel importante en esto y debe ejercerlo.

¿Está de acuerdo con el analista político León Valencia quien hizo parte de esta guerrilla y dice ahora, que el ELN lo que debe hacer es romper con la estructura de este grupo que no le apuestan a un diálogo de paz?

Jaime Bernal Cuellar: Por supuesto. El  ELN debe ser consciente que esta es una guerra de perdedores. Ellos no van a ganar el enfrentamiento armado. No van a obtener el poder por las armas, en consecuencia, se han abierto posibilidades y el Gobierno no quiere moverse del punto en el que está, lo que me parece que no debería ser, porque no debería negarse a la oportunidad siquiera de abrir una comisión facilitadora como la que integramos en el pasado para plantear soluciones y alternativas que permitan que ambas partes se sienten a dialogar, porque vamos a seguir en una confrontación donde se están uniendo diferentes grupos que no tienen una ideología política, sino intereses particulares y que se enmarcan en actos ilícitos.

¿Considera que es sensata la posición del presidente Iván Duque de hacer exigencias al ELN que plantean una especie de “rendición”, para sentarse a dialogar?

Jaime Bernal Cuellar: Estas son posiciones extremas que no le hacen bien al país. Para solucionar los conflictos debe existir un diálogo, que no se puede condicionar a un rendimiento total. Puede darse la entrega de armas, pero después de que se dialogue y se sepa cuáles son las solicitudes de parte y parte como sucedió en la Habana.

¿Puede darse una restitución de tierras efectiva mientras la política del agro la maneje el Partido Conservador?

Jaime Bernal Cuellar: El problema de la tierra en Colombia está significando el patrimonio de muchísimos ciudadanos que fueron despojados y en este momento hay desorden en la titulación de tierras que están desde luego mejorando, pero que le falta mucho por hacer y así cumplir con la meta impuesta por el proceso de paz.

¿Le gusta ver a las FARC haciendo política?

Jaime Bernal Cuellar: Ningún grupo que dice luchar para que se den cambios en la política va a aceptar dejar las armas para que se le prohíba participar en política, porque estos grupos armados tienen contenidos políticos que plantean una serie de cambios institucionales que es mucho mejor traerlos al debate en medio de los escenarios de discusión. A mí me parece perfecto que estén haciendo política.

Sí le gusta que las FARC estén en la política, quiere decir que aplaudiría que el ELN también lo pueda hacer en la eventualidad de un acuerdo.

Jaime Bernal Cuellar: No lo considero extraño, me parece que eso es propio de cualquier acuerdo. Estos grupos se crean para hacer política. Ahora, que sea equivocado forzarlo a través de las armas, puede que sí, pero esto ya es otra discusión.

¿Cree que pueda ser cierto la participación de las FARC en el crimen del líder conservador Álvaro Gómez Hurtado?

Jaime Bernal Cuellar: Yo me hago un racionamiento, ¿Qué ganan las FARC aceptando la comisión de este delito? Ya están incluidos en el proceso de paz, ya tienen garantías. En consecuencia lo que están aportando, para mí, es una verdad. No veo ganancia para ninguno de ellos y más bien les está generando el rechazo de la ciudadanía por crímenes como este. La justicia tendrá que demostrar lo contrario, sí es que no le parece.