Trump le apuesta a la vacuna para llegar con opciones a la reelección de noviembre

¿Tendremos vacuna COVID este otoño?
Guerra fría por la vacuna del Covid-19

Por: Rodrigo Ruiz-Jimenez Carrera


Que nuestros vecinos del Norte celebran unas de las elecciones más importantes y reñidas de su historia es de todos conocidos. Lo que sorprende es el efecto benéfico que esto tienen para la ciencia: se acelera el desarrollo de la vacuna COVID.

El presidente Trump, en clara desventaja en todas las encuestas, y con una popularidad en mínimos, en parte a causa de su impredecible y tortuosa respuesta a la crisis del COVID-19, necesita una dosis de buenas noticias para mejorar su posibilidad de renovar el cargo. Por eso, impulsa la aprobación y uso de una vacuna contra el COVID este otoño, coincidiendo con la convocatoria electoral de noviembre. En este sentido, el departamento encargado del control de enfermedades contagiosas en los EEUU, el C.D.C., ha delineado escenarios técnicos a los funcionarios estatales de salud pública para ir preparando campañas de vacunación para octubre y noviembre.

Anuncios

El NYT reporta en su edición de hoy que el C.D.C. ha notificado a los funcionarios de salud pública en los 50 estados de la federación norteamericana y sus cinco ciudades más grandes, que se preparen para distribuir una vacuna contra el coronavirus a los trabajadores de la salud y otros grupos de alto riesgo a fines de octubre o principios de noviembre. El nuevo C.D.C. La orientación es la última señal de una carrera acelerada por una vacuna. Durante la semana pasada, tanto el Dr. Anthony S. Fauci, el principal experto en enfermedades infecciosas del país, como el Dr. Stephen Hahn, que dirige la Administración de Alimentos y Medicamentos, dijeron en entrevistas con organizaciones de noticias que una vacuna podría estar disponible para ciertos grupos antes de que se hayan completado los ensayos clínicos, si los datos son abrumadoramente positivos. Los expertos en salud pública coinciden en que las agencias de todos los niveles de gobierno deben prepararse urgentemente para lo que eventualmente será un esfuerzo vasto y complejo para vacunar a cientos de millones de estadounidenses. Pero la posibilidad de un lanzamiento a fines de octubre o principios de noviembre ha aumentado la preocupación de que la administración Trump esté buscando apresurar la distribución de una vacuna, o simplemente exagerar que es posible, antes del día de las elecciones el 3 de noviembre, señala el rotativo neoyorquino. Incluso la guía del C.D.C. reconoció que su plan era hipotético y se basaba en la necesidad de comenzar de inmediato a organizar el gigantesco esfuerzo que se requeriría si la F.D.A. iban a permitir el uso de una vacuna o dos este año.

Los planes del C.D.C. establecen especificaciones técnicas para dos vacunas descritas como Vacuna A y Vacuna B, incluidos los requisitos de envío, mezcla, almacenamiento y administración. Los detalles parecen coincidir con los productos desarrollados por Pfizer y Moderna, que son los más avanzados en los ensayos clínicos en etapa tardía. El 20 de agosto, Pfizer dijo que estaba “en camino” para solicitar la revisión del gobierno “ya en octubre de 2020”.

Estas directrices señalan que los profesionales de la salud estarían entre los primeros en recibir el producto, junto con otros trabajadores esenciales y empleados de seguridad nacional. Las personas de 65 años o más, así como los nativos americanos y aquellos que pertenecen a “poblaciones de minorías raciales y étnicas” o que están encarcelados, todas las comunidades que se sabe tienen un mayor riesgo de contraer el virus y experimentar una enfermedad grave, también fueron priorizados en los documentos. Ese es un avance positivo, “por lo que no todo acaba en suburbios ricos y de altos ingresos”, dijo el Dr. Cedric Dark, médico de medicina de emergencia en Baylor College of Medicine en Texas.

Parece que la democracia funciona de maravilla en los EEUU: hasta acelera el avance de la ciencia.