Demandan nombramiento de la canciller por presunto clientelismo

Claudia-BLum-Perfil

La canciller Claudia Blum tendrá que hacerle frente a una demanda interpuesta ante el Consejo de Estado que busca la destitución del cargo, porque tanto ella como sus familiares fueron donantes a la campaña de Iván Duque para la presidencia.

Según el abogado demandante Juan David Mesa Ramírez,  la actual canciller hizo de forma directa un aporte a la campaña del entonces candidato presidencial Iván Duque Márquez, para el período 2018-2022, por un total de  80 millones de pesos, lo que según él, motivó el nombramiento de Blum en el ministerio de Relaciones Exteriores.

Además de lo anterior, en la demanda se expone que José Francisco Barberi,  esposo de la canciller (-directivo de Tecnoquímicas, unas de las empresas involucradas (como Familia, Tecnosur, Drypers y Kimberly) en el llamado cartel de los pañales desechables, que destapó la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) en 2016  y que pertenece también al sector de los medicamentos, también hizo aportes a la campaña presidencial del año 2018, por valor de  80 millones de pesos, junto con su hermano Juan Manuel Barberi, por otra suma igual.

El abogado Mesa, encontró además que la firma Tecnoquímicas sería una de las beneficiadas con la reforma tributaria o Ley de Crecimiento Económico, aprobada por  el Congreso de la República en el último mes del año 2019, donde  se le reconoció legalmente una exención tributaria al sector o la industria de los medicamentos de la que forma parte el donante y que  representa un valor cercano a los  400 mil millones de pesos que la Nación dejaría de recibir, al no estar obligados a pagar IVA sobre estos productos. “Coincidencias que deben ser valoradas en conjunto por parte del despacho al proferir una sentencia de fondo”, asegura el demandante.

Para Mesa, “basta con demostrar en sede judicial, que existe un nexo, deuda, cercanía o vínculo económico creado entre la hoy demandada y su nominador, derivado de una donación en dinero hecha por esta, su esposo y familiares”.

La canciller deberá repartir su tiempo entre su defensa ante esta demanda y los líos diplomáticos que tiene el Gobierno Duque, especialmente con Venezuela y Cuba.