Siguen los líos para Barbosa: con una demanda buscan tumbarlo del cargo

El Consejo de Estado  ha recibido una petición para destituir de su cargo al actual fiscal de la nación, Francisco Barbosa, al considerar que su periodo al frente del ente investigador “no se encuentra en armonía” con el marco jurídico y constitucional del país.

La petición, presentada la semana pasada por dos estudiantes de la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional ya ha sido asignada al despacho de una de magistradas del Consejo de Estado.

La controversia reside en dilucidar si el periodo de tiempo de cuatro años del fiscal general deber ser cumplido independientemente de cuando le haya sido asignado el cargo o bien si es institucional, bajo el sistema de pesos y contrapesos reflejados en la Constitución del país.

Anuncios

Barbosa fue designado fiscal general el pasado mes de enero tras obtener el respaldo unánime de los 16 magistrados del Tribunal Supremo de Justicia, después de más de medio año sin que hubiera consenso para elegir al nuevo responsable de la Fiscalía.

Si bien en 2013 el Consejo de Estado resolvió en una situación similar que el periodo al frente de la Fiscalía debía ser de cuatro años completos, independientemente de cuando le fue designado el cargo y el tiempo que su antecesor ocupó el puesto, los demandantes han pedido la revisión de la situación de Barbosa ya que su nombramiento ha resultado negativo para el ordenamiento jurídico del país.

“Para cargos de naturaleza electoral y dada la importancia política de la que gozan, los períodos deben ser siempre institucionales y no personales, so pena de perturbar el equilibrio de poderes y la armonía política que se configuran como principios fundadores de nuestra Constitución”, han explicado.

Ambos consideran que con este nombramiento se ha violado la separación de poderes “ya que se entorpece la vigilancia y colaboración recíprocas de quienes ejercen las diversas funciones estatales”, a la vez que cuestionan la nominación del cargo por parte del jefe del Estado, pues reduce su independencia para investigar “en la esfera del poder presidencial”.

Es precisamente la conocida relación de amistad entre Barbosa y el actual presidente de Colombia, Iván Duque, una de la críticas que se han lanzado contra este nombramiento

Barbosa, quien se desempeñó anteriormente como consejero presidencial en cuestión de Derechos Humanos durante los dos primeros años de Gobierno de Duque, ha sido cuestionado recientemente tras destaparse que en plena cuarentena obligatoria decretada por las autoridades para hacer frente a la pandemia, una de sus hijas se trasladó con él en un viaje oficial a la isla caribeña de San Andrés.

Con información de Europa Press