COVID-19: La epidemia que se ha convertido en la pandemia más temida del 2020

covid-19-4908692_1280

Lo que comenzó como un aviso de precaución para la población es ahora una realidad a nivel mundial. La llegada del COVID-19 a nuestras vidas ha supuesto un reto y una situación difícil de asimilar. 

Considerada inicialmente como una epidemia originada a finales del año 2019, meses más tarde la OMS (Organización Mundial de la Salud) pasó a declararla pandemia mundial. ¿Qué originó el cambio de epidemia a pandemia en tan poco tiempo?

Esta situación ha colocado en primera línea a epidemiólogos de todo el mundo, ya que su formación y conocimientos han ayudado a esclarecer un gran número de preguntas acerca de este virus. Si dispones de conocimientos previos y quieres ampliarlos, continúa tu formación en Salud Pública con la Maestría virtual en Epidemiología y desarrolla tu profesión en este ámbito.

Anuncios

Un virus que viajó por el mundo

Desde los primeros indicios del nuevo coronavirus SARS-Cov2, las autoridades sanitarias mantuvieron la alerta porque intuían que la situación podía llegar a descontrolarse.

Los primeros casos de lo que ahora es una epidemia comenzaron en Wuhan, China, supuestamente en un mercado de la zona dedicado a la venta de animales exóticos. El virus se expandió rápidamente y en cuestión de semanas la cantidad de infectados pasó de centenares a miles, lo que terminó por afectar a toda la provincia de Hubei.

En enero del 2020 comenzábamos a ver en las noticias cómo la propagación del virus iba en aumento, originando síntomas similares a la neumonía. El mes siguiente, las personas infectadas no solo se encontraban dentro del territorio chino, sino también en muchos otros países. Hoy en día los casos siguen aumentando a nivel mundial, siendo los países más afectados los situados en el continente Americano.

Epidemia y pandemia ¿cuál es la diferencia?

La principal diferencia entre una epidemia y una pandemia es la escala geográfica. Una enfermedad se convierte en pandemia cuando se propaga activamente entre la población, evitando los controles que establecen las autoridades sanitarias.

“La OMS ha estado evaluando continuamente este brote y estamos profundamente preocupados, tanto por los niveles alarmantes de propagación y gravedad, como por el nivel de inacción. En consecuencia, hemos llegado a la conclusión de que COVID-19 puede considerarse una pandemia” afirmó el Director General de la Organización Mundial de la Salud, que agregó “describir la situación como una pandemia no cambia la evaluación de la OMS de la amenaza que representa este virus. No modifica la tarea que está realizando la OMS ni las medidas que los países deberían tomar”

La consideración que este virus ha recibido, afirmando que se trata de una pandemia, denota que el  SARS-Cov2 se ha expandido de manera tal que está afectando a distintas áreas geográficas, es decir, es una epidemia que ahora tiene dimensiones mundiales.

La importancia de la prevención

Se trata de una situación preocupante a la que todos nos estamos enfrentando, que no afecta solo a nuestra salud, sino también a ámbitos como la economía mundial.

Indudablemente, la prevención es el factor de mayor importancia: utilizar mascarillas, lavarse las manos frecuentemente, mantener la distancia social y salir únicamente cuando la situación lo requiera. La pandemia provocada por el coronavirus no debe subestimarse, y aunque en el futuro se espera disponer de una vacuna, es importante seguir las recomendaciones sanitarias en todo momento.