Conversación Nacional propuesta por Duque genera polémica en sectores políticos

La reunión con alcaldes y gobernadores electos dio inicio a lo que el presidente Iván Duque denominó “La Conversación Nacional”, luego de cumplirse la primera semana de protestas masivas, en donde por primera vez en nuestro país se escuchó el sonido producido por cacerolas de miles de ciudadanos que quisieron manifestar su inconformidad con el Gobierno Nacional.

El primer mandatario estableció como ejes de discusión los temas de, Transparencia y lucha contra la corrupción, Educación, Paz con legalidad, Medioambiente, Fortalecimiento de las instituciones y Crecimiento con equidad.

Al frente de la coordinación estarán Moisés Wasserman exrector de la Universidad Nacional, el exdirector de Portafolio Ricardo Ávila y Nicolás Uribe director de la Cámara de Comercio de Bogotá.

El presidente Duque estará acompañado por la vicepresidenta Marta Lucía Ramírez y Diego Molano, director del Departamento Administrativo de la Presidencia, quien será el coordinador.

Al respecto hablaron para Confidencial Colombia senadores y representantes a la Cámara de diferentes fuerzas políticas como el congresista del Centro Democrático Gabriel Santos, quien asegura que “en momentos complejos, existen posibilidades de mejoras y para esto es clave reunirse con diferentes sectores para hablar sobre la agenda que tiene el Gobierno en el Plan Nacional de Desarrollo, que fue construida desde las regiones, sin desconocer la posibilidad de aumentar el gasto en sectores que lo requieran, teniendo en cuenta las limitaciones del marco fiscal de mediano plazo. Esta es una oportunidad para reencontrarnos como país”.

El senador del Polo Democrático Alexander López cree que, “el presidente Duque está proponiendo lo mismo de lo mismo. No lee ni entiende que la gente está protestando en toda Colombia porque no le gusta su Gobierno y su modelo económico. El habla de escuchar a la gente sobre la base de su plan de desarrollo y la manera en como conduce al país.  Aquí no hay que hablar de lo que cree o piensa el primer mandatario, sino de lo que piensa la población en temas de derechos humanos, asesinatos a líderes sociales, implementación de la paz. No es posible que pretenda imponernos fecha y agenda.”

Mauricio Toro representante a la Cámara del Partido Alianza Verde aseguró que se encuentra bastante sorprendido porque los primeros en ser llamado a este diálogo fueron los empresarios y comerciantes que están con el presidente de la república, cuando primero debió sentarse con las organizaciones que se han manifestado en las calles y que tienen una agenda con temas propios para discutir. Hablar sobre una agenda presidencial que no ha servido y que ha generado descontento, es continuar en el mismo círculo vicioso”.

Luis Fernando Velasco senador del Partido Liberal opinó al respecto que es un buen llamado, pero que es necesario mirar la forma en cómo se llama. “El primer mandatario tiene que sentarse ya con quienes generaron la protesta y la movilización. El tema no es entregar un informe de gestión y pedirle a la gente que adhiera al programa de su Gobierno, sino escuchar lo que irrita a la sociedad. Probablemente Duque no sea el responsable total de ese malestar, pero es quien en estos momentos da la cara. No creo que el escenario deba ser una especie de consejos comunitarios, donde la gente va a escuchar al presidente, sino un escenario donde sea el presidente quien escuche a los ciudadanos”. En cuanto a la idea del alcalde electo de Medellín Daniel Quintero de convocar a una Asamblea Nacional Constituyente, el congresista considera que una constituyente sirve para unir a un país, pero que, en la situación actual, “una constituyente lo explota”.

El representante de Cambio Radical José Daniel López opinó al respecto que las manifestaciones de insatisfacción ciudadana que se dan hoy en las calles, deben conducir a una reflexión y análisis de lo que ocurre al interior de la institución. “El Gobierno del presidente Duque luce sin norte, desconectado y la primera impresión que deja al hacer el llamado a la apertura de unos diálogos nacionales, es que quiere diseñar la creación de una especie de buzón de quejas, sugerencias y reclamos”.

David Racero por su parte opina que el presidente está reencauchando lo que su Gobierno ha propuesto en diferentes ocasiones. “Los colombianos no quieren conversaciones que no llegan a nada, sino acciones concretas. La gente sabe que es lo que quiere, las propuestas de los indígenas, afrodescendientes, estudiantes, etc., ya están formuladas, lo que pasa el primer mandatario no las está escuchando. Esta conversación de cuatro meses, lo que busca es dilatar las manifestaciones.”

Por último, la representante de la Alianza Verde Katherine Miranda lamenta que se haya tenido que llegar a una manifestación para que el presidente Duque entendiera que debe atender a la sociedad en general.