Continúa enredado el proceso para modernizar la justicia en Colombia

Continúan los tropiezos en el proceso para digitalizar la justicia en Colombia, esta vez por cuenta de la demanda que Softplan Sistemas Colombia, una de los oferentes en la licitación, que a través de una acción judicial busca tumbar el proceso y revocar la adjudicación a la empresa colombo-mexicana Linktic-Muscogee que se quedó con el jugoso contrato de 22.000 millones de pesos.

De acuerdo a la demanda de Softplan, la colombo-mexicana Linktic-Muscogee estaría al borde de la quiebra, no tiene empleados, tampoco un sistema de gestión judicial y no cuenta con un sistema propio para ser implementado en el contrato que le adjudicaron.

Además, ven con preocupación que Muscogee reportara ingresos cercanos a los 2.400 millones de pesos en 2020, tal como se ve en sus estados financieros, cuando el contrato de Consejo Superior de la Judicatura es por 24.000 millones.

Pero el tema financiero no es el único problema que tiene Linktic-Muscogee, ya que fuentes cercanas al proceso manifestaron a Confidencial Colombia que, a pesar de que la adjudicación se realizó el pasado lunes, aún no se ha podido firmar el contrato porque empresa colombo-mexicana no cumple los requisitos.

Básicamente el problema radica en que la empresa mexicana no tiene aún constitución en Camara de Comercio. Es decir no es una empresa constituida legalmente en Colombia. Hecho que complica el futuro de la licitación pues era un requisito básico. Estas mismas fuentes afirman que si este término no se soluciona antes del miércoles se vendría abajo todo el proceso.