Así es la cárcel especial a la que fueron enviados los patrulleros acusados de matar a Javier Ordóñez

Este lunes la juez 29 Penal Municipal con Función de Control de Garantías, Sandra Janneth Lugo Castro, envió a prisión a los patrulleros Harby Damián Rodríguez y Juan Camilo Lloreda, procesados por la muerte de Javier Ordóñez.

La juez acogió la petición de la Fiscalía de enviar a los uniformados a la cárcel.

Para el ente investigador, de permanecer en libertad los dos integrantes de la Policía Nacional podrían poner el peligro el proceso judicial que se sigue por el crimen de Javier Ordóñez.

Anuncios

Cabe señalar que el procurador delegado que acompañó el proceso apoyó la solicitud de medida de aseguramiento, al considerar que es idónea, debido a la gravedad de los hechos.

“No es un exceso de fuerza. Es más que un exceso de fuerza, y por eso estamos ante una tortura”, dijo el procurador delegado.

Harby Damián Rodríguez y Juan Camilo Lloreda fueron remitidos al Centro Especial de Reclusión de la Policía Nacional en Facatativa, Cundinamarca

¿Una cárcel con pasado cuestionable?

El Centro Especial de Reclusión de la Policía Nacional, CEREC, está ubicada en Facatativá, a 42 kilómetros de la capital del país.

Esta cárcel especial se creó con el propósito de aislar a los ex policías con líos con la justicia, de los delincuentes comunes.

Precisamente por ese grado de “exclusividad”, el CEREC  ha estado en el ojo del huracán porque en su interior se han presentado excesos por parte de varios uniformados que durante su tiempo de reclusión en el lugar, gozaron de beneficios a los que no tienen accesos otros reos del sistema penitenciario en Colombia.

Tal es el caso de uno de uno de los policías implicados en el montaje contra el grafitero Diego Felipe Becerra, que en su momento colaboraba con la Fiscalía, y confirmó que, cuando estuvo en prisión en el CERE, “la directora lo sacó de paseo con los demás implicados en el caso”.  Así lo documentó en su momento Noticias Uno.

La cárcel más verde del país, como le dicen algunos a este centro de reclusión para policías, tiene muy poco en común con las demás cárceles del país.

Los patios y dormitorios se dividen según el rango, oficiales, suboficiales y agentes pero no hay discriminación en el trato y cualquiera puede transitar con plena libertad por todo el penal.

Este es el sitio al que llegarán este lunes Harby Damián Rodríguez y Juan Camilo Lloreda, los dos uniformados que responden ante la justicia por el homicidio de Javier Ordóñez, quien murió la noche del 9 de septiembre en un acto de abuso de la fuerza policial en el sector de Villa Luz, occidente de Bogotá.