Internacional, Lo + Confidencial

La macabra historia del “carnicero tatuador” colombiano que conmociona a España

Carnicero-Tatuador
Publicidad

Un colombiano es el protagonista de la historia macabra del crimen de una joven española de 18 años, que tiene conmocionada a la Comunidad de Madrid.

De acuerdo a los reportes de la prensa española, Leandro Matías B., bautizado como “carnicero tatuador” de 26 años, fue detenido por las autoridades el pasado miércoles 16 de octubre, sindicado de asesinar a una joven en Valdemoro, una localidad ubicada a 25,2 kilometros al sur de la capital española.

Tras su detención, el colombiano no sólo aceptó los cargo, sino que confesó con suma frialdad que cometió el crimen por una nimiedad.

“La maté por reírse de mi acento colombiano”, señaló el acusado de asfixiarla en un chalé de la calle Francia, que usurpó a un banco en el año 2014.

De acuerdo con reportes oficiales, el joven colombiano sufría episodios de esquizofrenia, no se medicaba ni estaba siendo tratado por profesionales y algunos de sus allegados aseguran que sufría ataques violentos en ocasiones sin motivo aparente.

Publicidad

El homicida fue detenido por la Guardia Civil el pasado miércoles en el chalé de la calle Francia, donde vivía como okupa en Valdemoro, acusado de matar y descuartizar a una joven de 18 años de nacionalidad española. En ese mismo lugar, había montado un centro de tatuajes y en las redes sociales se promocionaba como el carnicero tatuador.

Tras cometer el crimen, Leandro descuartizó el cuerpo de la joven y arrojó una parte a un contenedor de la zona. El resto de la chica fue encontrado en la cocina para ser aderezado.

Según reflejan las primeras investigaciones, el asesino pidió ayuda a una ex novia para deshacerse del cadáver con la que habló por teléfono y fue precisamente ella quien posteriormente llamó a la Guardia Civil para delatarlo.

Pese a confesar los hechos en comisaría, la chica que también es de nacionalidad colombiana, fue detenida por un presunto delito inicial de encubrimiento y los agentes no descartan la implicación de un segundo individuo, a quien buscan.

Publicidad
Previous ArticleNext Article