Anuncian primeras capturas por masacre en Samaniego, Nariño

El director de Seguridad Ciudadana de Colombia, el general Jorge Luis Vargas, ha anunciado este domingo las dos primeras detenciones por el asesinato de nueve jóvenes en la zona rural de Samaniego, en el departamento de Nariño.

Vargas ha explicado que a través de un operativo conjunto entre el Ejército y la Policía se han logrado detener a dos sospechosos de estar relacionados con el crimen de estas nueve personas, un hecho luctuoso que ha conmocionado a la opinión pública del país.

“Se han capturado a dos personas con armas”, ha anunciado  el general Vargas, que también ha informado de que entre las víctimas no hay menores de edad, aunque todo ellos rondaban la veintena.

Anuncios

El general Vargas ha revelado que, según las primeras entrevistas a supervivientes y testigos, el grupo de asaltantes accedió a la finca en la que se hallaban unas 50 personas preguntando por algunos de ellos y acto seguido abrieron fuego entre los allí presentes.

La zona en la que se produjo el crimen se trata de una región “complicada”, ha dicho Vargas, producto del narcotráfico, con la presencia de cultivos de coca y disputas entre facciones del Ejército de Liberación Nacional (ELN) y otros grupos armados locales, entre ellos ‘Los Cuyes’.

Según las informaciones que maneja la Fiscalía de Colombia, en el departamento de Nariño hay al menos una docena de grupos armados organizados que se disputan las rentas del narcotráfico en la región, entre ellos algunas facciones de las disidencias de las extintas FARC, y varias organizaciones paramilitares, como el ‘Clan del Golfo’.

La noche del sábado, un grupo armado irrumpió en una reunión privada que estaba teniendo lugar en una finca de la zona rural de Samaniego, provocando la muerte de nueve personas y varios heridos.

Las autoridades están intentando confirmar si se trata de un nuevo ataque específicamente dirigido contra grupos de jóvenes activistas como el que ocurrió hace unos días en la ciudad de Cali, también suroeste de Colombia, en el que murieron cinco personas.

De acuerdo con fuentes de la comunidad, desde el año 2017 se ha venido recrudeciendo la violencia en esta zona del país por disputas entre grupos armados y la presencia de cárteles mexicanos en la región.