Testaferro de Maduro se juega las últimas cartas en Cabo Verde para evitar extradición a EEUU

El empresario colombiano, Alex Saab, quien es señalado por las autoridades de Estados Unidos como el testaferro del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, quema sus últimos cartucho en la isla de Cabo Verde antes de que las autoridades de este país africano le den vía libre a su extradición para que enfrente la justicia norteamericana.

En las últimas horas Saab anunció en una misiva dirigida a las autoridades de Cabo Verde,  las “injusticias” que según él han abundado en su proceso de extradición a Estados Unidos.

El barranquillero de 48 años acusó en su carta a EE UU de etiquetarlo como “objetivo principal” desde hace tiempo y que ha estado “detenido ilegalmente” en Cabo Verde, “esperando” que se decida sobre “una solicitud de extradición infundada y políticamente motivada”.

Anuncios

Así mismo, Saab lanzó una amenaza directa al Gobierno caboverdiano al asegurar que habrían “consecuencias legales y políticas” porque luego de que Venezuela lo etiquetara como diplomático, el país africano “no ha hecho nada para rectificar” su captura. Incluso dijo que la Justicia de Cabo Verde se había sometido “ilegalmente” para “complacer a Estados Unidos”, siendo este un Gobierno que ha “discriminado y despreciado” al país africano.

La carta que fue ampliamente difundida en diferentes medios internacionales no fue bien recibida por el Gobierno de Cabo Verde. A tal punto que el primer ministro de ese país, Ulisses Correia e Silva, respondió de manera irónica al ser consultado sobre este temas por los periodistas.

“La gente conoce el buzón del Palacio de Gobierno, si tiene cartas que enviar, las envía directamente a la oficina del Primer Ministro. No comento cartas publicadas en los medios de comunicación”, dijo el mandatario.

Saab, de 48 años, fue detenido el pasado 12 de junio cuando su avión hizo escala para repostar en el Aeropuerto Internacional Amilcar Cabral de la isla norteña de Sal (el más importante de Cabo Verde), en respuesta a una petición de Estados Unidos cursada a través de Interpol por supuestos delitos de blanqueo de dinero.