Alcaldía de Cali decreta toque de queda y militarización

En la jornada del 28 de abril en el Paro Nacional, Cali ha sido una de las ciudades más convulsionadas. En horas de la mañana se derrumbó un monumento de Sebastián de Belalcázar por parte del pueblo indígena Misak.

Mientras fue avanzando la mañana se registraron saqueos a un supermercado Éxito, y la incineración de un bus del Mío.

A raíz de estos hechos la Alcaldía decretó toque de queda desde la 1 de la tarde de este miércoles hasta el próximo domingo a las 5 de la mañana. Adicionalmente, habrá ley seca durante este lapso.

En el comunicado emitido, la Alcaldía de Cali, en cabeza de Jorge Iván Ospina señala que se “blindarán los espacios públicos y privados con la presencia de la Policía y el Ejército”.

Hasta el momento, en otros puntos de la ciudad avanzan las movilizaciones de manera pacífica.

Le puede interesar: ¿Qué han dicho algunos deportistas del Paro Nacional?