Me vi obligado a hacer contrato para atender a migrantes: Alcalde de Necoclí

Jorge-Tobon-Castro

Un contrato suscrito entre la Alcaldía de Necoclí y la Fundación Brisa y Mar por un monto de 200 millones de pesos para atender la emergencia por COVID-19 ha generado malestar entre la población de este municipio del Urabá.

El documento en cuestión es el contrato de urgencia manifiesta 088 suscrito el pasado 24 de marzo entre las partes mencionadas y cuyo objeto apunta a “aunar esfuerzos administrativos, técnicos y financieros para la atención de la población en situación de calle en el municipio de Necoclí Antioquia, para la prevención, detección y manejo de casos de COVID-19”.

De acuerdo a fuentes locales consultadas por Confidencial Colombia, a la fecha Necoclí no cuenta con un alto número de habitantes en condición de calle, por eso nos dimos a la tarea de aclarar con Jorge Tobón, alcalde del municipio, el por qué de este polémico contrato que está disponible para consulta en la plataforma de Colombia Compra Eficiente.

Anuncios

Confidencial Colombia: ¿Qué tiene que decir usted frente al contrato 088?

Jorge Tobón: Sumada a la situación que tenemos hoy con la pandemia, se nos presenta un problema grande con el tema de los migrantes que se represaron en el municipio de Necoclí ante la negativa de Acandí para darle paso por su territorio hacia Panamá. Aunque envié cartas a la Gobernación, los ministerios y Migración Colombia, hoy Necoclí es el único municipio del país que hoy tiene represamiento de migrantes.

Ante las denuncias de la comunidad que manifestaba que los migrantes, que en su mayoría entraron al país por Ecuador, deambulaban por las calles del municipio; me vi en la obligación de aislar a esta población del resto de la comunidad. Entonces el contrato se suscribió para atender a esta población, de hecho lo hice en contra de mi voluntad porque sabemos hay una necesidad prioritaria en el municipio que es la alimentación. La gente me está pidiendo comida y es es el problema prioritario ahora: necesitamos mercados.

Además hicimos el contrato teniendo en cuenta un concepto del ministerio de Salud que hablada de las personas en situación de calle que en este caso aplicaría para los migrantes.

C.C: ¿Por qué en la minuta del contrato no se habla de población migrante?

J.T: Nosotros lo que hicimos fue extender un periodo de un mes, porque obviamente los recursos no nos van a dar. Y aprovecho este medio para advertir que, si la cuarentena sigue yo el 27 o 28 de abril, no sé que vamos hacer. Porque hemos tocado las puertas para que nos ayuden y no ha surgido nada.

Por qué en el contrato no se toca el tema de migrantes, porque no hay un concepto legal que nos permita decir que vamos a atender a la población migrante, no lo hay. Obviamente son unas personas que están en situación de calle, estaban en la playa en grupos de 40 o 50, se los encontraba uno en los andenes en el parque. Era una situación complicada a la que se le tenía que dar manejo.

C.C: Hay otra preocupación de la gente frente a este contrato y es la idoneidad de la Fundación Brisa y Mar. ¿Qué experiencia tiene esta entidad en este tipo de contratos?

J.T: Es un servicio. Lo que se está prestando aquí no es un contrato de obra civil, es una prestación servicio, una ayuda humanitaria. Las fundaciones básicamente se crean para ayudar a los animales, para ayudar al medio ambiente, para ayudar. Entonces obviamente se toma que tiene experiencia al momento de contratar con otros municipio. Básicamente, vimos que tiene la idoneidad y experiencia para contratar con el municipio y hasta el momento las cosas van bien porque se le está prestando atención a la gente.

C.C: En el contrato se menciona que una de las obligaciones del contratista era hacer una caracterización de la población en condición de calle, ¿cuántas personas lograron identificar y a cuántas están atendiendo en este momento?

J.T: Tenemos 294 personas, de las cuales 67 son infantes (35 niños y 32 niñas), 129 hombres y 98 mujeres. En cuanto a nacionalidades, 243 son de Haití, 17 chilenos, 9 de Brasil, 7 venezolanos, 5 de Guinea, 4 de Cuba, 5 del Congo, 2 de Mauritania, uno de Senegal y uno de Camerún.

Esa es la caracterización que tenemos nosotros.

C.C: ¿Ustedes a través de Migración Colombia han gestionado algún tipo de atención para estas personas?

J.T: Hemos enviado cartas a todos (Migración Colombia, Ministerios, Derechos Humanos), pero hasta ahora no nos han manifestado nada.

Este es el polémico contrato 088 que tiene preocupada a la población de Necoclí