Ni Maduro, ni Guaidó: sectores políticos en Venezuela apuestan a una tercera vía para salir de la crisis

Tercera-via-Venezuela

Un informe revelado en las horas por el diario ABC de España deja entrever que sectores políticos de Venezuela, estarían pensando en una salida a la crisis política que vive ese país.

De acuerdo con ABC, en la operación participaron miembros destacados del chavismo y una parte de la oposición para lograr una Junta de Transición que sacara del poder a Nicolás Maduro sin contar con Juan Guaidó, actual presidente interino, que también quedaría al margen.

Los contactos, en los que participaron representantes del presidente de la ilegítima Asamblea Nacional Constituyente, Diosdado Cabello; el presidente del Tribunal Supremo de Justicia, Maikel Moreno, y el ministro de la Defensa, Vladimir Padrino López, se desarrollaron entre abril y octubre de este año en al menos cuatro países, según ha podido saber este diario. Los altos cargos chavistas participaron a través de emisario.

Anuncios

En la parte de la oposición, el hombre clave fue el hasta hace poco embajador de Guaidó en Colombia, Humberto Calderón Berti, destituido a finales de noviembre.

Según fuentes consultadas por el medio español,  esta «tercera vía» para un cambio político ajena a Maduro y Guaidó, empezó a gestarse con posterioridad al pronunciamiento del 30 de abril, cuando el líder opositor Leopoldo López fue liberado de su arresto domiciliario con ayuda del entonces jefe del Servicio de Inteligencia, Cristopher Figuera, y hubo un conato de sublevación.

En la supuesta trama participaban el presidente del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) chavista, Maikel Moreno; el ministro de la Defensa, Vladimir Padrino López, y el exembajador de Guaidó en Colombia, Humberto Calderón Berti. Todos ellos por medio de emisarios extranjeros, estarían planificando una salida ordenada de Maduro de Venezuela y el establecimiento de una Junta de Transición durante un período de 18 meses a partir de su juramentación ante la Asamblea Nacional. Para lograrlo había que articular varias fuerzas chavistas que se reparten el poder político en el país, señalaron las fuentes consultadas por ABC.

Reseña ABC que el primer objetivo era acercar a «Los invisibles», un grupo de siete generales que forman parte de los altos mandos del Ejército y próximos al entorno de Padrino López, con los militares del grupo de Diosdado Cabello. Las iniciativas para hacer coincidir los intereses de ambos grupos se materializaron en una primera reunión en Bogotá cuando en el mes de abril -sin conocimiento del levantamiento cívico-militar que planeaban los opositores Guaidó y Leopoldo López- el capitán del Ejército Carlos Aguilera Borjas, de 58 años, exjefe de inteligencia venezolana, exguardaespaldas de Hugo Chávez y hombre de la entera confianza de Cabello y Gustavo González López (exjefe del Sebin), se reunió con Calderón Berti para iniciar las conversaciones y proponerlo a él como la figura idónea para asumir la transición. Sin embargo, tras varios viajes a Caracas fue descubierto por el entorno de Maduro y puesto sobre aviso, lo que le impidió continuar con sus actividades como mensajero.