Más de 20 ex presidentes iberoamericanos piden a la OEA aplicar la Carta Democrática contra Venezuela

Los ex presidentes iberoamericanos reunidos en la Iniciativa Democrática de España y las Américas (IDEA), incluido el español José María Aznar, han urgido a la Organización de Estados Americanos (OEA) a activar la Carta Democrática contra Venezuela ante lo que consideran “una intervención dictatorial de la Fuerza Armadas en los asuntos electorales” del país.

Los 24 firmantes, entre los que también se encuentran los colombianos Álvaro Uribe y Andrés Pastrana, los mexicanos Felipe Calderón y Vicente Fox y el boliviano Jorge ‘Tuto’ Quiroga, se han referido a la advertencia lanzada esta semana por el ministro de Defensa de Venezuela, Vladimir Padrino López, de cara a las elecciones parlamentarias previstas para el 6 de diciembre.

“No serán poder político en Venezuela jamás en la vida mientras exista una Fuerza Armada como la que hoy tenemos, antiimperialista, revolucionaria y bolivariana (…) Nunca podrán ejercer el poder político en Venezuela, es bueno que lo entiendan”, dijo el jefe militar.

También han aludido a las recientes resoluciones del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) por las cuales ha arrebatado a la Asamblea Nacional el poder para nombrar a los miembros del Consejo Nacional Electoral (CNE) para designarlos en su lugar y ha cesado a la cúpula de tres partidos opositores para sustituirlas por otras con personas afines al ‘chavismo’.

Anuncios

Por todo ello, han instado al secretario general y al Consejo Permanente de la OEA a “proceder según los términos de la Carta Democrática Interamericana y rechazar expresamente la antidemocrática manifestación de un cuerpo armado que ha de subordinarse a la autoridad del poder civil legítimamente constituido”.

Se han dirigido igualmente a la Unión Europea, a cuyos estados miembro han pedido que “condenen categóricamente la ficción electoral que se intenta llevar a cabo a fin de dejar sin sustento al último reducto de la experiencia democrática venezolana, su actual Asamblea Nacional, presidida por el diputado Juan Guaidó”.

Esta nueva escalada de tensión en Venezuela se debe a las elecciones parlamentarias del 6 de diciembre, que son clave. Si la oposición pierde su actual mayoría en la Asamblea Nacional, Guaidó dejará de ser su presidente y con ello perderá también su legitimidad constitucional para mantenerse como “presidente encargado” del país.

Tras las últimas maniobras del ‘chavismo’, Guaidó y la oposición mayoritaria que dirige han avisado de que no participarán en dichos comicios a no ser que haya un CNE independiente, que todos los partidos y sus dirigentes puedan competir, que la campaña sea equitativa y que cuenten con observación internacional.

La Carta Democrática puede aplicarse a los estados miembro de la OEA por rupturas en el orden constitucional de los mismos, ante lo cual contempla una serie de medidas que van desde los buenos oficios hasta las sanciones y que, en último término, pueden llevar a la suspensión del país en cuestión como integrante de la OEA.

Con información de Europapress