ETA escenifica su final en Cambo con un acto de propaganda que pide soluciones para los presos

El acto de disolución de ETA ha tenido lugar este mediodía en Cambo (Francia), en forma de escenificación de la anunciada disolución de la banda terrorista, y ha culminado con la lectura de la Declaración de Arnaga, como broche final de 60 años de terror. Algunas de las figuras internacionales invitadas de mayor relieve, como Brian Currin y Gerry Adams, han sumado su crítica al Gobierno de España y han pedido soluciones para los presos de la banda.

La cita se ha desarrollado en la casona construida a principios del siglo XX por Edmond Rostand, autor de Cyrano de Bergerac. Los tres organizadores, el Grupo Internacional de Contacto (GIC) y las organizaciones civiles Foro Social Permanente y Bake Bidea, han optado por escoger un escenario francés, porque su Gobierno se ha mostrado mucho más tolerante con los movimientos de la banda armada.

Así, permitió el proceso de desarme en abril del año pasado, que se desarrolló en la localidad vascofrancesa de Bayona. Además, a diferencia de lo ocurrido en España, en los últimos meses el Ejecutivo galo ha comenzado a acercar presos etarras a cárceles cercanas a sus domicilios.

Declaración de Arnaga

El acto ha empezado a mediodía con un encuentro internacional privado en el que han participado los llamados mediadores, con Brian Currin y Jean René Etchegaray a la cabeza. A las 13.00 horas se ha procedido a la lectura de la declaración que ha salido del encuentro: “La Declaración de Arnaga mira a un nuevo futuro en el País Vasco”, han indicado los organizadores antes de la lectura.

La llamada “Declaración de Arnaga” saluda la desaparición de la organización terrorista y aboga por acometer la “reconciliación” en un País Vasco que, a su juicio, aún precisa de una “solución global justa y duradera”.

Las conclusiones de este encuentro apuntan a “asuntos importantes por resolver” y citan en primer lugar “el de los presos y las personas que se encuentra huidas”, al tiempo que reclama “más esfuerzos para reconocer y asistir a todas las víctimas”.

El abogado sudafricano e impulsor del Grupo Internacional de Contacto (GIC), Brian Currin, ha llamado a recordar la jornada del 4 de mayo como el “día de todos los vascos” y ha afirmado que “el proceso de paz no ha acabado” porque hay que “buscar soluciones” a los presos y a los problemas “con las víctimas”. Además, ha asegurado que “la declaración” de disolución de ETA  “está muy clara” y “la acción a favor de la independencia va a seguir adelante, pero de forma democrática”.

Currin, que ha sido el primero en intervenir en la Conferencia, iniciada a las doce del mediodía, se ha referido al “proceso de paz, de verificación internacional” y ha asegurado que el GIC no es “una organización creada por Estados o la ONU” sino “un grupo creado tras hablar con los partidos políticos y la sociedad civil vasca, sin participación de los Gobiernos”. “Son el pueblo vasco e instituciones vascas las que están en el origen del GIC”, ha dicho.

Por su parte, el histórico líder del Sinn Féin y de la banda terrorista IRA, Gerry Adams, ha pedido a los gobiernos español y francés que “aprovechen la oportunidad” tras la declaración de disolución de ETA y, en concreto, ha pedido al Ejecutivo de Mariano Rajoy que proceda al acercamiento de los presos de ETA a cárceles cercanas a su lugar de residencia. Asimismo, ante el final de la banda, ha apelado al diálogo y a “mirar al futuro” porque “el enfado no es una política y la venganza no es una solución”.

Adams ha insistido en que “no es fácil construir la paz” y no va a ser posible lograrlo “en un solo día” sino que hace falta “abrir un camino”. En este sentido, ha recordado que el Sinn Féin recorrió ese camino en Irlanda del Norte y tuvo que tener “mucha paciencia” y dedicar “muchos esfuerzos” en ese “viaje hacia paz”. Ha añadido que, desde que es miembro de la Asamblea irlandés, ha tenido que avanzar en este proceso de paz y “no es fácil para nadie” y siempre “hay que comprometerse a todos los niveles para poder dar fin al conflicto”.

Figuras internacionales

Los ponentes del encuentro que han acompañado a Brian Currin y Jean René Etchegaray han sido el exalcalde de Cambo Vicent Bru y el exjefe de Gabinete de Tony Blair Jonathan Powell. Arnaldo Otegi, coordinador de EH Bildu, se ha sumado a la cita y ha saludado calurosamente a los llamados mediadores internacionales a su llegada.

Entre los asistentes al evento, además de los ya citados, se encuentra Cuauhtémoc Cárdenas, político mexicano y fundador del Partido de la Revolución Democrática, y el exdirector del Fondo Monetario Internacional Michel Camdessus.

Por parte de los representantes políticos vascos, el presidente del Euzkadi Buru Batzar (EBB), Andoni Ortuzar, ha encabezado la delegación del PNV que asiste al acto en el que se escenifica la disolución de ETA. Ha estado acompañado por Joseba Aurrekoetxea, responsable del Área de Organización, el presidente del Ipar Buru Batzar, Pako Arizmendi, y Joseba Egibar, quien figura entre las personalidades invitadas por haber participado en procesos previos para la resolución del conflicto, en su caso en las conversaciones de Loiola. También está representado Elkarrekin Podemos, con la parlamentaria Eukene Arana. “Tenemos claro que acudir a Cambo no significa, bajo ningún concepto, una adhesión acrítica de sus contenidos”, ha indicado Arana. “Creemos que es otro pasito más en el camino que hace muchísimo tiempo comenzó la sociedad vasca construyendo ese tejido que había sido roto por la violencia y nos toca construir futuro teniendo en cuenta el pasado para que nos sirva de refuerzo de esos derechos humanos básicos para la convivencia”, ha subrayado.

Exmiembros de ETA en el acto

Entre los agentes políticos que han asistido al acto están el alcalde de Hendaya, Kotte Ecenarro; el senador de LR (Les Republicains) Max Brisson; la senadora del PS Frederique Espagnac; los diputados de Modem Florence Lasserre y Vincent Bru, y el alcalde de St-Pierre, Alain Iriart.

El listado de invitados ha incluido la presencia del exmiembro de ETA, Eugenio Etxebeste, alias Antxon, y el antiguo secretario general de LAB, Rafa Díez Usabiaga.

Los Gobiernos vasco y navarro ratificaron el jueves su decisión de no acudir a esta cita.

Salir de la versión móvil