Internacional

Emergencia en los Alpes franceses por Alud, no registra victimas mortales

“Por fortuna todas las personas que estuvieron en la emergencia salieron ilesas, no hay ninguna víctima mortal y solamente tenemos algunas personas levemente lastimadas que están siendo atendidas, pero nada de gravedad.”, declaró el portavoz oficial del Pelotón de Gendarmería de Alta Montaña (PGHM) de Bourg Saint Maurice.

En la mañana de este martes se registró la caída de un alud (una avalancha de nieve) en una pista para esquiar en la estación de Tignes, en los Alpes franceses, llevándose a su paso a varias personas quienes estaban practicando dicho deportes.

 

 

“Por fortuna todas las personas que estuvieron en la emergencia salieron ilesas, no hay ninguna víctima mortal y solamente tenemos algunas personas levemente lastimadas que están siendo atendidas, pero nada de gravedad.”, declaró el portavoz oficial del Pelotón de Gendarmería de Alta Montaña (PGHM) de Bourg Saint Maurice.

 

 

Según el reporte de la delegación del Gobierno del departamento de Savoya, los organismos de prevención y riesgos del complejo deportivo llamaron a la policía y atendieron rápidamente el siniestro en la pista llamada Carline, que en ese preciso momento era la única que estaba habilitada para los turistas.

 

 

En total fueron cuarenta los agentes del PGHM de Bourg Saint Maurice y en paso del tiempo fueron apoyados por un equipo de gendarmes (agentes de policía local) procedentes de una población cercana a la emergencia llamada Courchevel.

 

 

Debido a la intensa neblina en Tignes, los agentes tuvieron que hacer uso de todo su equipo de rescate que van desde los perros de rastreo hasta un helicóptero para la pronta movilización de las personas atrapadas en la nieve.

 

 

Recordemos que el pasado 13 de febrero, en este mismo complejo deportivo se registró una avalancha fuera de pista, que acabó con la vida de cuatro esquiadores. Los cuatro fallecidos, que caminaban a pie cuando fueron arrastrados por el alud, fueron un padre de familia de 48 años, su hijo de 15, el hermanastro de éste último, de 19, y el monitor que los acompañaba, de 59, todos ellos de nacionalidad francesa.

Previous ArticleNext Article