El Gobierno venezolano comienza a liberar a algunos presos políticos

El Gobierno de Venezuela anunció el viernes por televisión la liberación de un primer grupo de opositores detenidos por razones políticas y que en su mayoría no habían sido juzgados aún, en un medida que el presidente Nicolás Maduro ordenó para intentar pacificar al país.

En la primera fase de las excarcelaciones se incluyó a Daniel Ceballos, exalcalde y activista de Voluntad Popular, el partido del líder opositor Leopoldo López, quien continúa bajo detención domiciliaria. A cambio de su salida de la cárcel, Ceballos no podrá hacer declaraciones políticas a medios ni por redes sociales, ni abandonar el país.

El anuncio de la medida fue hecho por Delcy Rodríguez, aliada de Nicolás Maduro y cabecilla de la autodenominada Asamblea Constituyente, que se arroga el poder absoluto sobre el país desde junio de 2017, en un acto transmitido por la televisión estatal. En él se mostró sentados al grupo de los activistas que esperaban su libertad, a los que Rodríguez acusó de “violentos” y “terroristas” pese a que ninguno de los liberados hoy ha sido juzgado en firme.

“El presidente Nicolás Maduro solicitó esta medida lo más amplia posible para personas privadas de libertad por motivos políticos”, dijo la líder del pseudoparlamento chavista. “Recibirán beneficios del Ejecutivo Nacional, siempre que renuncien a la violencia”. “Este es un momento súmamente histórico. Este es el camino al diálogo profundo”, continuó Rodríguez. Por su parte, el fiscal general de facto, Tarek Saab, anunció que “habrá otros [liberados] mañana y pasado. La lista es amplia y representativa”.

Traslado por la mañana

Agentes del Servicio Bolivariano de Inteligencia Bolivariana (SEBIN) habían trasladado a Ceballos y a otros reclusos desde su sede, en el Helicoide de Caracas, hasta el Ministerio de Exteriores, horas después de que el Gobierno de facto de Maduro anunciara que este viernes comenzaría la excarcelación de presos políticos.

“Una comisión del SEBIN trasladó a mi esposo. Exigimos su libertad plena y la de todos los presos políticos”, ha escrito la mujer de Ceballos, la también líder opositora Patricia Gutiérrez, en su cuenta oficial de la red social Twitter.

Pedro Pablo Fernández, dirigente nacional de COPEI, uno de los partidos que integran la coalición opositora de la Mesa de Unidad Democrática (MUD), había acudido también a la Casa Amarilla.

Este movimiento se produce horas después de que el ministro de Información y Comunicación, Jorge Rodríguez, anunciara que a partir de las 12.00 (hora local) comenzaría la excarcelación del “grupo de personas que están bajo la acción de los tribunales por delitos relacionados con violencia política” y que se haría a través de la comisión de la verdad.

Maduro anunció la semana pasada, mientras juraba como “presidente electo”, que estaba dispuesto a liberar a “las personas detenidas por violencia política” que no hayan cometido “graves crímenes”, con el fin de favorecer el reencuentro de los venezolanos.

En los últimos días, ha señalado como única condición que “esos actores políticos se comprometan por escrito (…) a no volver al golpe de Estado”. En este sentido, ha recordado que el ex presidente Hugo Chávez hizo lo mismo cuando fue indultado por la asonada militar de 1992.

Hace justo una semana, 22 presos políticos del estado venezolano de Zulia fueron excarcelados, la mayoría con medidas cautelares, de acuerdo con Alfredo Romero, director de Foro Penal. Actualmente, hay 357 presos políticos, conforme al recuento de la ONG local.

Entre los opositores encarcelados destaca Leopoldo López, jefe del partido político Voluntad Popular. Fue detenido en 2014 por incitar a la violencia en las revueltas opositores de ese año que dejaron 43 muertos y miles de detenidos y posteriormente fue condenado a casi 14 años de prisión que desde el pasado verano cumple en arresto domiciliario.

Ceballos fue otro de los detenidos ese año, en su caso, por incitar a la violencia como alcalde del municipio de San Cristóbal. Estuvo recluido en la cárcel militar de Ramo Verde hasta que en 2015 se le permitió continuar bajo arresto domiciliario por motivos de salud. En 2016 volvió a prisión acusado de preparar una fuga.

Crisis política

Maduro está ante una nueva encrucijada porque ni la oposición ni la mayoría de la comunidad internacional reconocen las irregulares elecciones presidenciales del 20 de mayo, en las que dijo haber conseguido un segundo mandato que comenzará oficialmente el próximo 10 de enero.

Una de las condiciones exigidas por la Mesa de Unidad Democrática, la principal fuerza opositora del país, para volver a la mesa de negociaciones y pactar una salida a la crisis política y económica que sufre Venezuela era la liberación de todos los presos políticos y la celebración de elecciones creíbles.

En el último diálogo, celebrado entre septiembre y febrero, las partes trataron de pactar las condiciones en las que debían tener lugar las elecciones presidenciales. La MUD mantiene la “lucha” con el objetivo de que haya unos comicios con garantías antes de que acabe el año.