Colombiano en Tel Aviv narra cómo “llovían” misiles lanzados por Hamas

Alberto Ceballos, un colombiano que reside en la ciudad de Tel Aviv (Israel) nos relató este martes los momentos de miedo que vivió junto con su familia por los ataque con misiles que realizó en las últimas horas el grupo Hamas contra esa ciudad ubicada sobre el mar Mediterráneo.

“Desde que estoy en este país nunca había visto algo igual (…) Veíamos como pasaban los misiles a unos 20, 30 o 40 metros por encima de nuestra casa, es impresionante esto, no hay nombre para decirlo, creo que uno ahora ve los videos y se asombra, pero es una cosa que no pensé en mi vida nunca vivir algo así”, manifestó Ceballos.

Reviva a continuación, el sorprendente relato de este colombiano en Tel Aviv.

Ataques con misiles dejan tres muertos y ocho heridos en Tel Aviv, según prensa internacional

Al menos tres personas han muerto y ocho han resultado heridas este martes por el lanzamiento de 130 cohetes por parte del Movimiento de Resistencia Islámica (Hamás) contra la ciudad de Tel Aviv, en el marco de la escala de enfrentamientos entre palestinos e israelíes, después de que Israel atacase un edificio de 14 plantas en la Franja de Gaza.

“Ahora, en cumplimiento de nuestra promesa, las Brigadas Al Qassam han lanzado el mayor ataque con misiles en Tel Aviv y sus alrededores, con 130 misiles, en respuesta al ataque del enemigo contra edificios civiles”, ha dicho Hamás según ha recogido ‘The Times of Israel’.

La amenaza ha provocado que sonaran las sirenas de ataque aéreo en Tel Aviv y se han escuchado varias explosiones en el centro de la ciudad que han herido a ocho personas según ha confirmado la Policía. Los cohetes han caído en los suburbios de Holon, uno de ellos en autobús que ha herido a cuatro personas, y otro en una casa en Givatayim, dejando otros cuatro heridos. La fallecida es una mujer que se encontraba en Rishon Letzion, en el sur de Tel Aviv.

Respecto al ataque aéreo a un piso de 14 plantas en la Franja de Gaza, este edificio se encontraba vacío ya que los residentes habían sido evacuados antes del ataque, según informa la agencia WAFA.

El lanzamiento de cohetes ha provocado el cierre en su totalidad del único aeropuerto internacional del territorio, el Ben Gurion, durante una hora. La ciudad de Lod, a quince kilómetros al sureste de Tel Aviv está siendo escenario de revueltas violentas, con el incendio de tres sinagogas, decenas de coches y numerosas tiendas, según cuenta Canal 12.

Su alcalde, Yair Revivo, ha contado que ha solicitado al primer ministro, Benjamin Netanyahu, que declare el estado de emergencia en Lod, una ciudad árabe judía, situada en el centro de Israel.

“He pedido que declare el estado de emergencia, que llame a las Fuerzas de Defensa e imponga un toque de queda para restaurar la tranquilidad… Este es un error del Gobierno… Este es un incidente gigante, una intifada de árabes israelíes”, ha dicho.

Por su parte, el Ministerio de Salud de la Autoridad Palestina ha informado de que el Ejército de Israel abrió fuego contra dos palestinos en la frontera de Cisjordania que se encontraban en su vehículo. Uno de ellos ha muerto y el otro se encuentra hospitalizado en estado crítico.

Netanyahu advierte de represalias 

El primer ministro, Benjamin Netanyahu, ha asegurado poco después a través de un discurso televisado que Hamás y Yihad Islámica “pagarán un alto precio” por sus ataques y ha advertido que la “sangre” que estos “grupos terroristas” han vertido no quedará impune.

Netanyahu también ha hecho un repaso de las acciones militares que han estado llevando a cabo en las últimas horas y ha informado de la “eliminación” de “decenas de terroristas, incluidos altos mandos”, así como del bombardeo de infraestructuras y edificios utilizados por Hamás. “Seguimos atacando con todas nuestras fuerzas”.

“Les digo aquí que Hamás y Yihad Islámica pagarán un precio muy alto por su agresión. Ciudadanos de Israel, estamos unidos ante un enemigo vil. Todos lloramos a los muertos, todos rezamos por la paz de los heridos, todos respaldamos a nuestras fuerzas de seguridad”, ha enfatizado.

Por último, ha pedido a la población “que siga estrictamente las pautas” de seguridad de las autoridades y ha señalado que si bien “esta campaña llevará tiempo”, con “determinación, unidad y poder” Israel podrá retomar la seguridad de sus ciudadanos.

Hamas reivindica su triunfo en “la batalla de Jerusalén”

Por su parte, el jefe de Hamás, Ismail Haniyeh, ha reivindicado “la victoria” por “la defensa de Jerusalén”, epicentro, ha subrayado, del conflicto. “Hemos salido victoriosos después de que nuestra gente haya dicho ‘no al desplazamiento de nuestra gente en Sheikh Jarrah'”, cuenta el diario ‘Times of Israel’.

“Hoy, Gaza respondió al llamamiento… ¿Cómo podría Gaza demorar sus pies en lo que respecta a Jerusalén y la mezquita de Al Aqsa?” se ha preguntado Haniyeh para quien “lo que está sucediendo en estos momentos es un honor” para el pueblo palestino. “Hay un nuevo equilibrio de poder en este momento”, ha recalcado.

La nueva escalada de violencia en Jerusalén y la Franja de Gaza, que ha provocado la muerte de una veintena de palestinos y de dos israelíes, se enmarca en las tensiones por la anulación de las elecciones palestinas y las órdenes de desalojo en el barrio de Sheij Jarrá, en Jerusalén Este.

Concretamente, las autoridades de Gaza, controlada por Hamás, han elevado a 28 los muertos, incluidos diez niños y 152 heridos en el enclave palestino. Entre los fallecidos figuran varios comandantes de las Brigadas Al Quds, brazo armado de Yihad Islámica, tal y como ha confirmado el grupo. El último ataque que se ha producido este martes ha dejado a cuatro fallecidos.

La comunidad internacional ha condenado abiertamente estos ataques en las últimas horas. El Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) y la Agencia de la ONU para los Refugiados Palestinos en Oriente Próximo (UNRWA) han confirmado que la escala de tensiones ha provocado la muerte de nueve niños y que otros 25 han resultado heridos en la Franja de Gaza.

El director de Operaciones de UNRWA, Mattias Schmale, y la representante especial de UNICEF en el territorio, Lucia Elmi, han apuntado que “otros muchos niños fueron heridos” y que “el conflicto un impacto profundo y duradero en los niños, independientemente de dónde vivan”. “Todas las partes deben evitar una mayor escalada de violencia, proteger a los civiles y poner fin a las violaciones contra los niños dondequiera que estén y en todo momento”, han zanjado.