¿Qué desean las mujeres en el mundo laboral?

Con información de nuestro aliado ElEconomistaAmerica.com
Mujeres-Liderazgo

En el mundo laboral, las mujeres son la población que más retos ha tenido que enfrentar desde la declaratoria de pandemia en el mes de marzo del año 2020.

Este suceso desencadenó el mayor cambio en la fuerza laboral desde la Segunda Guerra Mundial.

Sectores como el comercio minorista, la hospitalidad, el entretenimiento, los viajes e incluso el de manufactura, todos con una mayor proporción de mujeres en sus plantillas, se congelaron de la noche a la mañana.

Para millones de mujeres, las obligaciones profesionales se sumaron, en el mismo espacio y de un tajo, a las tareas del hogar, el cuidado de los niños o adultos mayores y hasta en la necesidad de convertirse en maestras, un reto inesperado para equilibrar el trabajo a distancia y sus hogares en un tiempo de incertidumbres.

Ahora bien, en un contexto donde la fuerza laboral se está preparando para un futuro híbrido entre presencialidad y trabajo remoto constante, hay que evitar perder las redes ya creadas y el desarrollo que se tenía en términos de equidad de género y volver a un escenario en que los hombres están en la oficina y las mujeres, en el hogar.

Para Ana María Muñoz, Gerente de PR, Comunicaciones y Marketing de ManpowerGroup Colombia, el mundo del trabajo se encuentra en un punto de inflexión donde “los empleadores deben cumplir con el llamado a apoyar a las mujeres en su fuerza laboral, tanto personal como profesionalmente. Y prestar más atención al reequilibrio de las responsabilidades, el cuidado de la familia y poner mayor énfasis en cambiar la dinámica de género predominante en los lugares de trabajo”.

Altas y merecidas expectativas

Bajo este panorama actual, saber cómo afrontar estas situaciones y entender a las trabajadoras es crucial. De acuerdo con el estudio de ManpowerGroup, ¿Qué desean las mujeres en el trabajo?, ganar liderazgo en este contexto y sostener las conquistas equidad de género son dos de los principales retos y los dos aspectos que más valoran las mujeres millennials.

Para el 42% de ellas, lograr que más mujeres ocupen puestos de liderazgo está directamente ligado al trabajo flexible y para el 33%, mejores políticas laborales reducirían los prejuicios de género.

“Nuestra investigación es clara: cuando se trata de liderazgo, las mujeres no buscan favores, solo igualdad de condiciones. Descubrimos que las mujeres líderes reconocidas, enfrentan obstáculos familiares a lo largo de su carrera, que incluyen falta de modelos a seguir, trayectorias profesionales de género y falta de acceso a patrocinadores y redes influyentes”, agrega Ana María.

Asimismo, ayudar a las mujeres a mejorar sus habilidades y adaptarse a un mundo laboral que cambia rápidamente es otro de los desafíos que se suma al escenario de hoy.

Trabajar en las habilidades en demanda como comunicación, relacionamiento, toma decisiones, adaptabilidad etc., así como subir su representación en carreras en demanda y que dominarán el futuro laboral como en áreas STEAM donde por ejemplo, según ONU Mujeres, solo 22% mujeres esta IA y 12% en aprendizaje automático.

Las mujeres debemos superar la triple amenaza de estar poco representadas en cargos de liderazgo, subrepresentadas en industrias y empleos en ascenso y sobrerrepresentadas en aquellos afectados por la pandemia o que tienden a desaparecer con la automatización.

Diez consejos

Además, estos 10 consejos para avanzar en la equidad de género:

1. Conocer el por qué es necesaria la equidad de género.

2. Preparar a las mujeres para el éxito.

3. Hacer que el trabajo desde casa funcione para todos.

4. Preguntarse ¿por qué no funciona?

5. Reconocer y medir el liderazgo femenino.

6. Hacer que cada cosa cuente como base de la eficiencia.

7. Centrarse en los resultados en cualquier cargo.

8. Identificar habilidades adyacentes de las trabajadoras. 9. Ver al learnability como el gran ecualizador del mercado.

10. Contratar personal con potencial de desarrollo de habilidades blandas como prioridad.

Ahora es el momento de reajustarse a la nueva realidad y lograr el progreso que necesita ver la próxima generación de trabajadoras, quienes conforman el 50% de la fuerza laboral global, y reconocer que la inclusión no es un tema de responsabilidad social sino de negocios y estrategia. “Las estadísticas muestran que las empresas que cuentan con fuerzas laborales diversas superan en rendimiento a otras y están mejor posicionadas y preparadas para adaptarse a los cambios de diversa naturaleza, como lo asegura The Women in Connection, al revelar que las ventas en las organizaciones que tienen mujeres en cargos directivos pueden crecer cerca del 8%”, puntualiza la ejecutiva.