La crisis que se viene con la caída del petróleo: barril a 30 USD es una posibilidad

petroleo

La alianza entre Arabia Saudita y Rusia era lo único que evitaba que el mercado mundial del petróleo cayera al abismo. Ahora su colapso amenaza con hundir a la industria en una caída libre con pocos precedentes en la historia moderna.

Los ministros de la OPEP dejaron una reunión frenética en Viena el viernes por la tarde sin un acuerdo para continuar restringiendo la producción, lo que eleva el espectro de una guerra de precios justo cuando el coronavirus desencadena una caída en la demanda que podría terminar en lo más profundo desde la década de 1980.

“Esto va a ponerse desagradable”, afirma Doug King, un inversionista de fondos de cobertura que cofundó Merchant Commodity Fund.

Anuncios

“La OPEP va a bombear más y el mundo se enfrenta a un shock de demanda. El petróleo a US$30 es una posibilidad”.

La reacción del mercado el viernes fue tan cruel como rápida.

El crudo Brent, un punto de referencia mundial, bajó 9,4%, su mayor caída desde la crisis financiera mundial. La espiral puede no haber terminado.

Los colapsos previos en la cooperación entre los países de la OPEP desde 1960 han desencadenado las caídas castigadoras que moldearon la industria durante años.

“Este es un fracaso épico”, dice Bob McNally, fundador de Rapidan Energy Advisers LLC.

La trama rusa

El destino de la reunión se selló cuando Arabia Saudita y otros miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo lanzaron una propuesta el jueves de un recorte adicional de producción de 1,5 millones de barriles por día para el resto de este año, pero solo si Rusia se uniera.

Moscú, que había estado defendiendo una acción menos drástica, se mantuvo firme.

La reunión expuso un desacuerdo fundamental entre los dos países, anteriormente tan cercanos que su relación se describió recientemente como un matrimonio.

Moscú estaba satisfecho de que la caída de la demanda inducida por el coronavirus empujara los precios a la baja, un duro golpe para la industria del shale de EE.UU. Riad, cuya economía es menos adaptable a los precios bajos, no estuvo de acuerdo.

Todavía puede haber tiempo para la reconciliación. Los países de la OPEP dijeron que la puerta estaba abierta a nuevas conversaciones.

“Tenemos que darle más tiempo a Rusia y esperamos que vuelvan”, afirma Suhail Al Mazrouei, ministro de Energía de Emiratos Árabes Unidos.

Sin obligaciones

Pero no parecía haber mucha indicación de eso por parte del ruso Alexander Novak, quien abandonó la reunión diciendo que “no habría obligaciones de recortar la producción” a partir del 1 de abril.

Eso sugiere que Arabia Saudita y Rusia podrían estar a punto de abandonar todas las restricciones de producción, lo que revierte un acuerdo de 2017 entre los dos países.

Cuando se le preguntó cómo respondería Riad, el ministro de Energía, el príncipe Abdulaziz bin Salman, dijo: “no lo sacaré de la duda”.

Su país puede, a corto plazo, agregar 2 millones de barriles por día. Otros, como Emiratos Árabes Unidos y Kuwait, pueden bombear unos cientos de miles de barriles más por día.

Algunos precedentes

Luego está Rusia, cuya Rosneft PJSC, de propiedad estatal, ha estado irritada por las limitaciones del acuerdo de 2017 desde que comenzó. Podría aumentar la producción en 300.000 barriles por día en semanas, según los analistas.

La situación tiene algunos precedentes en los 60 años de historia de la OPEP, y ninguno de ellos es bonito.

En 1985, Arabia Saudita, después de años de asumir los recortes de producción de la OPEP casi por sí solo, se rindió y lanzó una guerra de precios. Los precios colapsaron casi 70% entre noviembre de 1985 y mayo de 1986.

El reino volvió a colapsar el mercado en 1997, su paciencia se agotó por el exceso de bombeo de Venezuela. En el siguiente año y medio, los precios cayeron 50%.

Con información de nuestro aliado ElEconomistaAmerica.com