La economía americana ruge de nuevo

La creación histórica de empleo en los EEUU durante el mes de junio puede suponer una recuperación rápida y “en forma de V”.
dolar

“Nuestra economía está rugiendo de nuevo”, declaró un muy orgulloso presidente de los EEUU que, ya en plena campaña para la reelección, declaró que la respuesta a la pandemia de coronavirus “está funcionando muy bien”. “Estos son números históricos, la economía de los Estados Unidos agregó casi 5 millones de empleos en el mes de junio, rompiendo todas las expectativas”, retumbó con solemnidad Trump. “Al mercado de valores le está yendo extremadamente bien … esta es la mayor ganancia mensual de empleos en la historia de nuestro país”.

Independientemente de la retórica electoralista, el dato de creación de empleo en los EEUU ha vuelto a romper récords históricos por segundo mes consecutivo, lo que es una buena noticia para todos. Con 4,8 millones de nuevos empleos, la cifra de desempleo se sitúa en 11,1%, 1,2 puntos porcentuales más bajo que las predicciones de los economistas. El crecimiento del empleo en junio siguió al aumento de 2.7 millones de los asalariados en mayo, y mostró que las personas están volviendo a trabajar más rápido de lo previsto. Aún así, el mercado laboral de EEUU está operando con aproximadamente 15 millones de empleos menos que en febrero, el mes anterior a la pandemia que afectó a la economía de EE. UU. Un aumento de la pandemia de coronavirus podría dificultar la recuperación, sobre todo en los estados del sur, incluyendo motores de la economía americana como Tejas y Florida.

La tasa de desempleo bajó 2,1 puntos porcentuales en un solo mes, según el Departamento de Trabajo. Sin embargo, este indicador sigue en niveles históricamente altos. Hasta marzo, antes de que el coronavirus condujera a los EEUU a una profunda recesión, la tasa de desempleo rondaba el mínimo de 50 años del 3.5%. La crisis generó una subida dramática del desempleo (10 puntos en un solo mes).

Anuncios

No hay duda de que esta recuperación de la actividad laboral se produce por reaperturas comerciales y empujada por la ayuda gubernamental a familias y empresas. El mes pasado, la mayoría de los estados de la Unión reabrieron restaurantes, gimnasios y salones. Las pequeñas empresas que recurrieron a préstamos federales a través del Programa de protección de cheques de pago continuaron contratando trabajadores. El aumento de empleos en ocio y hotelería, un sector que se vio muy afectado por los cierres de coronavirus, representó alrededor del 40% del crecimiento del empleo en junio. Los restaurantes y bares fueron los principales impulsores. Esto es un indicio de la debilidad de esta recuperación, ya que esos trabajadores son particularmente vulnerables a las medidas de cierre y aislamiento, lo que podría darse en las próximas semanas si sigue el aumento reciente en los casos, que en varios estados está obligando a los gobernadores a dar marcha atrás en sus planes de reapertura.

Sin embargo, también se ha creado empleo en sectores como el comercio minorista, la atención médica y la manufactura o industria. Las empresas volvieron a contratar a los trabajadores que fueron despedidos temporalmente debido a la pandemia, lo que ayudó a reducir el número de desempleados estadounidenses en despido temporal en aproximadamente 5 millones de mayo a junio. Mientras tanto, el número de personas que perdieron permanentemente sus empleos aumentó en aproximadamente 600,000 durante ese período.

“Estamos en el comienzo de una recuperación lenta”, dijo al WSJ Marianne Wanamaker, economista laboral de la Universidad de Tennessee, quien anteriormente se desempeñó como economista en la administración Trump. “Creo que la recuperación se detendrá si no controlamos el virus”.

El número de nuevas solicitudes de beneficios por desempleo se redujo en 55,000 a 1.43 millones la semana pasada, dijo el Departamento de Trabajo en un informe separado el jueves. Las solicitudes de desempleo han bajado de un pico de casi 7 millones a fines de marzo, pero se han estabilizado cerca de un máximo histórico de 1.5 millones, una indicación de que las compañías continúan recortando empleos.

Si bien no podemos decir que el Águila americana alza definitivamente el vuelo, si podemos pensar en que ruge, aunque sea en boca del siempre efervescente candidato Trump.