Las claves para entender la histórica reducción de tasas de interés del Banco de la República

Banrepública

Por Alejandro Reyes*


En su reunión mensual de política (para el mes de mayo, habilitada para la toma de decisiones de política monetaria), el Banco de la República redujo la tasa de interés en 50pb (en línea con la media de analistas).  Con ello la tasa de política se ubica en 2,75% la más baja en la historia.  La respuesta de política continúa siendo gradual, con esta ya son tres reuniones consecutivas en las que la Junta del Emisor reduce en 50pb la tasa de política.  La decisión en esta oportunidad, a diferencia de lo observado en las más recientes reuniones, fue por mayoría, con una votación de 5 a favor de la reducción de 50pb y 2 en favor de una reducción de 25pb.

Los principales argumentos a favor de la reducción de tasas de interés giraron en torno a las buenas condiciones de inflación en el último mes y en las expectativas, ubicándolas incluso por debajo de la meta del Emisor.  A ello se suma la revisión a la baja en el crecimiento local y global que sugieren una ampliación significativa de los excesos de capacidad productiva.  Si bien, el Gerente en la rueda de prensa volvió a mencionar que las reducciones de tasas no se observarán en el corto plazo en la actividad, toda vez que el confinamiento limita la capacidad de gasto de los hogares, sin embargo, resaltó que las reducciones de tasas tienen por objetivo alistar el terreno para el periodo de la recuperación.

El comunicado también hace referencia a la mejora observa en los mercados financieros y el papel que han jugado las medidas tomadas por el Banco de la República en los últimos meses.  En este frente, el Gerente en rueda de prensa comentó que en horas de la tarde se publicaría un comunicado accesorio en el que se anunciaba la suspensión de nuevas operaciones en el mercado cambiario, dejando habilitadas sólo aquellas para renovación de las vigentes actualmente.  Ello en buena medida por que el tipo de cambio ha mostrado una importante corrección y se ha estabilizado en las últimas semanas.

Sobre la división en la decisión, el Gerente mencionó que hasta la junta pasada era altamente predecible la decisión del Banco en torno a la reducción en tasas, sin embargo, comentó que a medida que se reduce la tasa empiezan a haber diferencias de criterio entre los miembros de la Junta, lo que llevó a que dos de los siete miembros optaran por solicitar una reducción de 25pb en la tasa.  No enfatizó en las justificaciones esbozadas por los miembros para su votación pero dejó entrever que en adelante la decisión de política será posiblemente más discutida y ello puede eventualmente ser señal que se aproxima una pausa en la reducción de tasas.

En cuanto a los datos más recientes de actividad, tanto de desempleo publicado hoy como el pronóstico de actividad asociado a la extensión del confinamiento, el Gerente comentó que los números no distan mucho de las previsiones realizadas por el staff del Banco, si bien son algo mayores.  A pesar de ello, los riesgos propios de un nuevo ciclo de contagio o dificultad en engranar nuevamente la actividad con el empleo en el periodo de recuperación sesgan el balance en favor de anticipar reducciones adicionales de las tasas de política.

El dato de empleo del mes de mayo podrá jugar un papel fundamental en esta decisión, toda vez que existe un riesgo significativo que los sectores que han mostrado reactivación no logren enganchar nuevamente a los empleados cesantes y el alto número de inactivos termine reflejando un aumento adicional en el número de desocupados.  Con ello, el desempleo puede ser un poco más elevado que lo anticipado por el staff del Emisor.

Por otra parte, la demora en activación de algunos sectores y en algunas regiones también jugará en favor de seguir mostrando el escenario de actividad en un contexto débil y con fuerte impacto social.

Por lo que seguimos esperando rebajas, quizás a una velocidad menor, en la tasa de interés de política.  Por el momento resulta prematuro para anticipar los siguientes movimientos, pero deben seguir siendo a la baja.  En especial, si hay una moderación significativa en la inflación podría haber un mayor espacio para observar la moderación en tasas.  Por el momento, seguimos anticipando una reducción de la tasa de política a 2,5% en el mes de junio y una estabilidad en dicho nivel por un tiempo prolongado, ello con un sesgo a la baja por el debilitamiento mayor al anticipado de la actividad y empleo.

*Economista de BBVA Research