Un experto explica por qué el Banrepública bajó la tasa de interés

En su reunión de Marzo, primera ordinaria luego del escalamiento de la pandemia del COVID-19, la Junta del Emisor redujo su tasa de interés de política en 50pb hasta el 3,75%.  A diferencia de los últimos comunicados, el Emisor centró la atención en esta oportunidad a temas asociados a la liquidez, dejando de lado las menciones habituales a la inflación y a la actividad.  la decisión de reducción de tasa la sustentan en el apoyo que esta reducción le brindaría a la reactivación de la demanda una vez se normalice el funcionamiento de los mercados.

El comunicado se centra en los mecanismos de apoyo de liquidez que han otorgado en las últimas semanas a la economía.  A la vez se enfatizó en la extensión de estas medidas:

  1. Ampliación de los participantes en las operaciones repo tanto en títulos de deuda pública como privada para incluir a los fondos de cesantías (a través de sus administradoras) y al Fondo Nacional del Ahorro.
  2. Se amplían los montos definidos en las operaciones de liquidez en dólares, con USD1000 millones adicionales en operaciones de forward de cumplimiento financiero (NDF) y USD400 millones adicionales en operaciones SWAP, ambas con los plazos y mecanismos fijados en las medidas originales.  En particular sobre las operaciones NDF se definió que los montos de los vencimientos de estas operaciones que se den antes del 25 de abril de 2020 se incluyan en las subastas diarias de NDF que se realicen al día siguiente.

Ambas medidas en dólar incrementan la intervención y provisión de liquidez en dólares a USD2000 millones en operaciones NDF y USD800 millones en operaciones Swap.

En rueda de prensa, el Gerente del Emisor comentó que no hay revisiones públicas por el momento en las previsiones económicas, pero comentó que seguramente serán revisiones a la baja en crecimiento.  Ante las preguntas asociadas a la inflación, comentaron que por el momento observan que las expectativas se encuentran ancladas y por consiguiente no ven amenazas significativas en este frente.  En cuanto a los efectos del tipo de cambio, destaca que el pass-through es bajo en Colombia frente a lo observado en otras economías, a pesar de ello, la depreciación observada ha sido significativa por lo que podría haber alguna aceleración en la inflación asociada a este factor pero no le genera preocupaciones por el momento al Gerente.

Sobre otras medidas disponibles, tanto de liquidez como de tasas, el Gerente y el Gerente Técnico respondieron que en la mesa tienen varias alternativas disponibles y que garantizarán la liquidez que requiere la economía a la tasa de política.  Sobre mecanismos alternativos al estilo estímulo cuantitativo, comentó el Gerente Técnico que no lo requiere la economía colombiana por que aun tiene instrumentos como la tasa de interés en terreno positivo y habilitado como instrumento para estimular la economía.  Sobre tasas, mencionó el Gerente que otros países han mostrado respuestas de política más agresivas por que no observaban inflaciones por encima de la meta.

Sobre las medidas de liquidez el Gerente Técnico comentó que en la actualidad no son esterilizadas, en la medida que están adquiriendo TES en el mercado por instrucción de la Junta.  Enfatizó que las medidas de compras definitivas de activos privados buscan otorgarle liquidez a agentes de la economía que no tenían acceso a los canales tradicionales y que el objetivo de ampliar los participantes admitidos en las subastas de liquidez busca irrigar de manera directa la liquidez que requiere la economía.  Comentó que no han evaluado una ampliación, por el momento, de estos programas de compras de activos privados.

La decisión del Banco se encuentra en línea con nuestra expectativa, y es una respuesta oportuna a la situación actual.  En ausencia de información sobre la intensidad y duración del choque, una reducción gradual de la tasa es apropiada para enviar las señales al mercado y la economía de la disponibilidad de apoyo desde el Emisor.  Si bien no dejan entrever el escenario macro que analizan para la toma de esta decisión, los comentarios dejan ver que sus estimaciones por el momento privadas apuntan a una desaceleración considerable de la actividad por un periodo que podría ser mayor que el anticipado inicialmente.  Ello no lleva a considerar rebajas adicionales de la tasa de política conforme se conozcan más detalles del avance de la desaceleración y sus efectos sobre diferentes sectores económicos y el empleo.  Lamentablemente los indicadores son retrasados y no brindarán una guía lo suficientemente oportuna para las acciones de política, por lo que creemos que indicadores blandos como las confianzas o líderes de diferente índole se convertirán en una mejor guía de las posibles acciones del Emisor y no descartamos que, si estos muestran deterioros significativos, pueda el Banco convocar una junta extraordinaria y tomar medidas, no sólo de liquidez sino también de tasas.  Así, anticipamos espacio de rebaja de otros 50pb en el corto plazo y evaluaremos el espacio que pueda existir, de ser necesario, para rebajas adicionales.