Alimentos y servicios públicos sorprenden al alza en dato de inflación de marzo

Por: María Paula Castañeda, economista para Colombia de BBVA Research
Costo_de_vida_Mercado

La inflación en marzo sorprendió al alza las expectativas del mercado con una variación mensual de 0,53% (Mercado 0,41%), con esto se ubicó en 1,51% en términos anuales. Los grupos de alimentos para consumo al interior del hogar y de alojamiento y servicios públicos explicaron cerca del 80% del dato mensual.

La sorpresa del mes vino por cuenta de los grupos de alimentos y bebidas no alcohólicas y alojamiento y servicios públicos que registraron variaciones mensuales de 1,14% y 0,69%, respectivamente, explicando cerca del 80% de la variación mensual.

Anuncios

En el caso de los alimentos, el incremento en los precios se explica principalmente por factores de oferta, como la terminación de cultivos y efectos climáticos, y por una mayor transmisión de la devaluación del tipo de cambio sobre los precios de los alimentos procesados.

En el grupo de alojamiento y servicios públicos se observan presiones al alza por cuenta del incremento de más del 2,0% mensual en las tarifas de los servicios públicos. Este incremento se explica parcialmente por ajustes tarifarios congelados desde el inicio de la pandemia y que se estarían retomando desde hace un par de meses.

La inflación sin alimentos tuvo una variación mensual de 0,38% y con esto se ubica en términos anuales en 0,70% a/a, acelerándose 11 puntos básicos frente al registro de febrero (0,59%) pero aún en niveles históricamente bajos.

Con base en la clasificación económica, la canasta de bienes regulados se acelera 78 puntos básicos frente al mes anterior, debido al incremento de cerca de 200 pesos en el precio de los combustibles y se ubica en 2,53% a/a, el registro más alto desde abril del año pasado.

La canasta de bienes no transables alcanza un mínimo histórico al ubicarse en -0,03% en términos anuales, motivada por la caída en los precios de los paquetes turísticos, servicios de cines y teatros y gastos en discotecas y bares.

El registro alcista de marzo restaría presión a las autoridades monetarias frente a la posibilidad de realizar recortes adicionales en su tasa de política en los próximos meses, permitiéndole mantenerla estable por lo que resta del año.

Esperamos que la inflación haya llegado a su mínimo del año en marzo y a partir de abril veríamos un repunte en la inflación por cuenta de un efecto de base estadística y de la recuperación gradual de la demanda llevando a una inflación cercana al 2,8% al cierre del año.