Ecomacetas, una forma de reutilización de plásticos

Un proyecto de restauración ecológica de manglar en ecomacetas en un área de 15 hectáreas, en el Santuario de Flora y Fauna Ciénaga Grande de Santa Marta, se viene desarrollando con éxito gracias a un trabajo en equipo entre autoridades ambientales y la comunidad.

Se trata, entre otras estrategias para la recuperación de este ecosistema, de un vivero palafítico, o sea, construido sobre el agua y sostenido por vigas en madera, con capacidad de producción de hasta 20.000 individuos de mangle, en el sector de Playón Ariza, corregimiento de Buenavista (Sitio Nuevo, Magdalena).

Este lugar fue visitado por el ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Carlos Eduardo Correa, en su recorrido por el Magdalena el pasado fin de semana, quien comprobó el trabajo de restauración adelantado en la Ciénaga Grande de Santa Marta por las poblaciones, el Instituto de Investigaciones Marinas y Costeras (Invemar), la Corporación Autónoma Regional del Magdalena (Corpamag) y Parques Nacionales Naturales de Colombia.

El proyecto se inició en 2021 y busca plantar, en este 2022, cerca de 20.000 individuos, de los que ya hay 7300 de tres especies de mangle: mangle rojo (Rhizophora mangle), mangle negro (Avicennia germinans) y mangle blanco (Laguncularia racemosa).

Las plántulas se producen en ecomacetas construidas con botellas plásticas recicladas, dentro de las cuales se dispone sustrato. El vivero cuenta con un área de germinación en canecas plásticas cortadas a la mitad, en las que se establecen las semillas; allí las camas de germinación y crecimiento se mueven conforme surjan las necesidades de producción y las especies que estén priorizadas para el proyecto de restauración.

“Ver este vivero me llena de una gran alegría. Esto es lo que hay que replicar en otras zonas del Caribe y el país; con este sistema se evita el uso de bolsas plásticas, se ahorra costos directos en la producción de material vegetal, se aporta a la recuperación de ecosistemas. Aquí la comunidad tiene un papel muy importante, es un emprendimiento y genera empleo”, dijo el ministro Carlos Eduardo Correa.

Propósito: aportar a la recuperación

Se espera, en el corto y mediano plazo, establecer islas de vegetación que ayuden a romper la dureza ambiental de las áreas degradadas producto de la muerte masiva del manglar. Los núcleos se establecen con sustrato de la Ciénaga, costales de fique, madera del manglar muerto y cajones de madera como sustento para evitar las crecientes súbitas del agua.

Javier de la Cruz, representante legal de la Asociación de Pescadores de Buenavista (Asopebue), aliado estratégico en la restauración, expresó: “Nosotros como pescadores tenemos que ayudar a la recuperación de este ecosistema; así aportamos un granito de arena por el mal que hemos causado al medio ambiente con las malas prácticas. Por eso es tan importante la implementación de ecomacetas, como una forma de reutilización de plásticos. Nuestro propósito es aportar a la recuperación de esta área”.

Con la siembra de mangles, el proyecto contribuirá a la meta de sembrar 180 millones de árboles, de los cuales se han plantado 126.787.878 árboles en todo el país, gracias a un trabajo conjunto entre los sectores público y privado, Organizaciones No Gubernamentales, alcaldías, gobernaciones, Corporaciones Autónomas Regionales (CAR), la cooperación internacional y la comunidad.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Perdiste tu contraseña?

Lost Password