Diálogos de Paz

De un cese de operaciones en el chocó depende la suerte del General

Publicidad

Tras la liberación de César Rivera y Jonathan Díaz, los dos soldados secuestrados por las Farc en Tame Arauca, el grupo guerrillero exige un cese “inmediato” para poner en libertad al General Alzate, el cabo y la abogada que lo acompañaban cuando miembros del frente 34 lo privaron de su libertad en el Chocó. 

Después de lo que significa un “gesto de voluntad” por parte de las Farc al liberar dos soldados a quienes habían raptado el pasado 9 de noviembre, el grupo guerrillero insiste en un cese inmediato de las operaciones militares por parte del estado en el Chocó, como condición para la liberación de tres secuestrados más que siguen en su poder.

 

Las Farc sugieren que han insistido al Gobierno para que frene las operaciones militares en su contra, pero el presidente Santos no ha tomado la decisión de dar dicha orden. En un comunicado publicado ayer en el sitio oficial del grupo guerrillero bajo el título  “Seamos serios Santos”, alias “Timochenko” aseguraba que el mandatario “fanfarroneó con la consigna israelí de dialogar como si no hubiera guerra y hacer la guerra como si no hubiera diálogos”.

 

Tras dos años de negociación es esta la primera vez que los Diálogos de Paz se suspenden por una acción de las Farc, pues tal como lo asegura “Timochenko” se ha venido conversando en medio de un conflicto en el que ninguna de las dos partes ha querido ceder para un cese al fuego. Aunque han sido bastantes los ataques de la guerrilla en medio de las negociaciones, sólo el secuestro de un alto mando como el General Alzate provocó la inmediata suspensión de las conversaciones en la Habana.

 

Hasta que las Farc no liberaran a los secuestrados en su poder, el Gobierno colombiano aseguró que no continuaría en la mesa. Tras el anuncio desde la Habana Iván Márquez, negociador de la guerrilla, dio una rueda de prensa en la que hizo un balance positivo de lo que se ha negociado hasta hoy y aseguró que “No es sensato que continuemos matándonos en una confrontación  que, de no parar, generará más prisioneros e incidentes que pueden poner en peligro los acuerdos”.

 

Hoy el grupo guerrillero demostró que no es su intención que se rompan las negociaciones al liberar a los dos soldados de Arauca, pero condicionó al Gobierno reteniendo aún al General, un prisionero valioso para ellos por ser el militar de más alto rango secuestrado en medio siglo de conflicto.

 

Publicidad

“Las Farc han cumplido con los propósitos de la primera fase del Acuerdo Humanitario Especial, y a partir del momento enfocarán sus esfuerzos en la liberación del señor General Rubén Darío Alzate (…) y de sus acompañantes (…) Esperamos que los operativos dirigidos por el ministerio de Defensa y el sitio militar contra la población civil se suspendan de inmediato, para que la liberación de las personas mencionadas trascurra sin sobresaltos”, dijo el grupo en un boletín publicado en el blog de su delegación de paz en La Habana.

 

Continúan “Los dos militares, pertenecientes a la Fuerza de Tarea Quirón, fueron entregados sin novedad a una misión humanitaria integrada por representantes de los países garantes del proceso de paz, Cuba y Noruega, y del CICR (Comité Internacional de la Cruz Roja)”.

 

Y finalizan diciendo “Nos complace constatar que el sentimiento de paz y reconciliación gana, cada día, más y más corazones y conciencias” y que “la apuesta y la determinación de los colombianos por la paz con justicia social y democracia, debe convertirse en un raudal irresistible, como el del río Atrato”

 

Mientras tanto el Comité Internacional de la Cruz Roja que participó en la misión humanitaria que recibió a los soldados aseguró que estos, están en buen estado de salud.

 

“La participación del CICR para facilitar esta liberación fue posible gracias a la aceptación de su actuación como intermediario neutral e imparcial por todas las partes en conflicto”, dijo Christoph Harnisch, jefe de la delegación del CICR en Colombia. “Nos alegra que estas dos personas puedan volver pronto a sus hogares, donde los esperan sus familias”, añadió Harnisch.
 

Según la Cruz Roja Internacional desde 1994, más de 1.500 personas en poder de grupos armados han sido liberadas en el país gracias a la participación del CICR. La Institución reitera su disponibilidad para continuar facilitando, a petición de las partes, este tipo de misiones humanitarias. 

Previous ArticleNext Article