Con trifulca en las tribunas terminó la pelea de Daniel Jacobs contra Julio César Chávez Jr.

En Phoenix, Arizona el pasado sábado se iba a llevar a cabo una de las peleas más esperadas del año entre el mexicano Julio César Chávez Jr., y el “Hombre milagro” Daniel Jacobs -apodado así por haber superado cáncer en los huesos-.

El estadounidense venía de caer en una pele por decisión unánime ante Saúl “Canelo” Álvarez en mayo. Por su parte, Chávez Jr. solamente había disputado una pelea en los últimos dos años y medio.

El enfrentamiento en el Talking Stick Resort Arena, estaba pactado con una bolsa en premios de 6 millones de dólares para Chávez Jr. en un comienzo, pero tuvo que darle una suma de 1 millón de dólares a su rival por excederse en el pesaje por 4 libras arriba del peso acordado.

Anuncios

Jacobs llegaba al combate con un récord de 35 victorias (29 por nocaut) y 3 derrotas; mientras tanto, Chávez Jr. venía con 51 victorias (33 por nocaut), 3 derrotas, 1 empate y 1 sin decisión.  

La pelea

Ambos púgiles dejaron todo de sí en el cuadrilátero. El mexicano estaba mejor en los dos primeros rounds, más fuerte y combativo. Sin embargo, fue perdiendo eficacia en los golpe a medida que avanzaba el combate.

Para el tercer y cuarto round, Daniel Jacobs era quien imponía las condiciones. Aguantaba, pero ante cada arremetida de su rival tenía un contragolpe contundente. Antes del sexto asalto, la pelea estaba muy reñida.

En el quinto round la supremacía era clara a favor de Chávez Jr., conectó los mejores golpes. No obstante, un hecho inesperado cambió el rumbo de la pelea, una fractura en la nariz del mexicano acabó todo.

Chávez Jr. se negó a seguir peleando por una fractura en la nariz que acusó y el referee decretó nocaut técnico a favor de Daniel Jacobs. Con este resultado es muy difícil que la carrera del mexicano vuelva a tomar bríos.

Fractura de Chávez Jr.

Inmediatamente se terminó la pelea, el público consternado con lo que pasó, comenzó a tirar bebidas y objetos hacia el cuadrilátero. Chávez Jr. que era el favorito de la afición salió entre una rechifla y esquivando objetos que le tiraron desde la tribuna.

El padre del mexicano, considerado el mejor boxeador de todos los tiempos de ese país salió en defensa de su hijo y señaló que Jacobs ensució la pelea y que le era imposible seguir en el ring a su hijo.