Los celos de Neymar forzaron al PSG a ofrecer a Mbappé al Barça para fichar a Coutinho

Neymar Junior fichó por el PSG por muchas cosas. Una, obvio, por dinero. Pero también perseguía relevancia. Ser el mejor del mundo. En el Barça insistía que no podía serlo. La sombra de Messi es alargada en el Camp Nou. Pero liberado de la pleitesía a su amigo, creía que podría competirle el trono del Balón de Oro con el liderazgo de un equipo importante. Sólo unos días después de que fuera presentado en El Parque de los Príncipes, el brasileño vio como su nuevo club fichaba otra estrella. Kilian Mbappé llegó como subalterno, pero en más de un partido ha demostrado que está preparado para coger la alternativa. De calidad excelsa y desparpajo notable, Neymar pronto se dio cuenta de que el delantero francés podría eclipsarle en su objetivo de ser el mejor del mundo. Por eso ha tomado cartas en el asunto. Y entre uno de los pasos que ha dado está el deslizar a su club que quiere deshacerse de su compañero.

Según cuenta el diario El País, el entorno del jugador deslizó al club sus intenciones y la secretaría técnica cogió al vuelo la idea para proponérsela al presidente, a Nasser Al-Khelaïfi.

En el palco presidencial la idea no cayó del todo mal siempre y cuando permitiera reforzar el equipo y evitar la espantada del crack. Con el Real Madrid acechando, en París hay pánico a que una ofensiva similar a la que ellos iniciaron cuando era blaugrana acabe con Neymar en el Bernabéu.

El plan galo (inspirado por Neymar) sería proponer al Barça el fichaje de Coutinho (fue Neymar el que instigó inicialmente el interés por el ex del Liverpool) a cambio de incluir a Mbappé en la operación. El Barça, obvio, abonaría algo de dinero al PSG, pero a cambio se garantizaría la presencia de Mbappé junto a Suárez y Messi. Otra vez un tridente mágico para liderar el ataque blaugrana.

Neymar no se la da a Mbappé

Desde que Neymar descubrió de la clase y categoría que tenía Mbappé (se dio cuenta ya en los primeros entrenamientos) la envidia del brasileño fue creciendo. Se dio cuenta de que el jugador, con su desparpajo y calidad, podía poner en duda su liderazgo a priori incuestionable.

Es por eso que en los últimos partidos Neymar no ha buscado mucho a Mbappé y vicecersa. De hecho, en algunos partidos han sido uno o el otro los encargados de rotar. Apenas Cavani. En algunos duelos (como en el Bernabéu) Neymar ha pecado de invidividualismo con su compañero, sobre todo a la hora de pasarle el balón.

El ’10’ ya no busca a la promesa francesa como a principios de temporada. Actitud que incluso ha provocado ya algún roce entre ambos en pleno partido.