Deportes, Deportes, Lo + Confidencial, Lo + Confidencial

A Junior le faltó puntería y le regaló la Copa Sudamericana a Paranaense

Después de un partido agitado en el estadio Metropolitano de Barranquilla, donde Atlético Junior empató 1-1 con Atlético Paranaense y pudo haberlo ganado de no ser por el penal errado por Luis Narváez, se esperaba un compromiso vibrante en el Arena Da Baixada, donde los dirigidos por Julio Comesaña querían lograr la hazaña.

Cuando comenzó a rodar el balón el arranque del equipo brasileño fue letal y sometió contra las cuerdas al equipo barranquillero haciéndole sentir la localía con una presión alta y ataques fulminantes. No obstante, la arremetida no duró mucho y los costeños lograron reponerse para equiparar carga y se hicieron con el balón.

El cerrojo lo rompió Pablo Felipe Texeira, esto precedido de un error en salida de Jarlan Barrera y desembocó en una jugada colectiva que el delantero del Paranaense no desperdició. En ese momento, los ‘rojiblancos’ comenzaron a sentir la presión de tener que marcar porque hasta ahí se les iba la final. Con el 1-0 parcial, ambas escuadras se fueron al descanso.

En el segundo tiempo, el equipo colombiano fue una aplanadora y pasó por encima de los locales que se limitaban a aguantar cada arremetida del rival. El empate llegó en el minuto 57 de un tiro de esquina con doble cabezazo en el área y Teófilo Gutiérrez fue quien finiquitó dándole una esperanza al ‘Tiburón’.

Lejos de guardar el empate, los junioristas siguieron adelante buscando la victoria, pero por los desperdicios de sus delanteros no lograban alcanzar la victoria. Parecía que el segundo de Junior estaba cerca, aunque los brasileños contaron con una mezcla de suerte, mala puntería de los rivales y una buena actuación del guardameta Aderbar Melo. El juego acabó, se fueron a tiempo extras y se veía mucho mejor a los visitantes.

En el primer tiempo extra, los equipos no se hicieron daño y especularon el uno sobre el otro, la única tensión que se vivía era en las pelotas quietas. Para la parte complementaria, la jugada clave fue un penal que pitaron sobre Yony González, que al final Jarlan Barrera mandó por encima del arco, aquella era la posibilidad de que el equipo de Comesaña ganara la Copa Sudamericana sin ir a los penales. Sin embargo, quedaron condenados a los pasos desde los 11 metros.

Ahí los brasileños fueron más eficaces y vencieron 4-3. Por parte de Junior quienes erraron fueron Rafael Fuentes, que la estrelló contra el palo y Teófilo Gutiérrez que la mandó a las nubes; Paranaense solamente erró uno de Renan Lodi. Al final la copa se quedó en casa y Atlético Junior deberá venir con la cabeza en alto a ratificar el título en el Atanasio Girardot ante el DIM aprovechando la ventaja de 4-1 que llevan.

 

Previous ArticleNext Article