¡Por fin! Boca se sacó la espinita contra River y quedó campeón de la Superliga

Ni el más fantasioso de los futboleros hubiera imaginado un final de Superliga de Argentina con Boca Juniors y River Plate con opciones latentes de quedar campeón en la última fecha, y que los ‘xeneizes’ definieran su rumbo ante un equipo de Diego Armando Maradona, siendo él homenajeado en La Bomboera.

De entrada, la previa que ofrecía el desenlace de la Superliga parecía sacada de un cuento de hadas. Además, todo se dio de forma casi que poética en las últimas dos fechas para que Boca Juniors ganara su segundo título local en el nuevo formato.

Ambos partidos iniciaron con una diferencia en el reloj de menos de 20 segundos. Los primeros en celebrar fueron los hinchas de Boca, pero no por su equipo, si no porque en el estadio Monumental José Fierro, donde River era visitante, Atlético Tucumán marcó el primer gol gracias a Javier Toledo al minuto 19.

Anuncios

Mientras tanto, Boca, con el protagonismo de Jorman Campuzano y Frank Fabra no podía penetrar la defensa de Gimnasia y Esgrima de la Plata. Sebastián Villa también lo intentó desbordando, pero era poco claro.

Hasta ese momento, Boca y River quedaban empatados en puntos y jugarían un partido extra para definir al campeón. La alegría parcial de Boca se nubló con el empate de los ‘Millonarios’. Este vino gracias a Matías Suárez a los 35 minutos. Tiempo antes, se discutió un gol anulado a Rafael Santos Borré por un supuesto fuera de lugar que generó mucha polémica cuando el juego iba 0-0.

Los 4 equipos se fueron al descanso con ambos partidos empatados: 0-0 en Buenos Aires y 1-1 en Tucumán. Con los resultados parciales, los campeones eran los dirigidos por Marcelo Gallardo.

Para el segundo tiempo, el juego en Tucumán no estuvo exento de polémicas. En esta ocasión hubo un penal no pitado sobre Ignacio Fernández por parte del árbitro Patricio Loustau.

En La Boca era notable el nerviosismo. La euforia llegó con la anotación de Carlos Tévez a los 72 minutos, tras un remate que fusiló al portero rival. Ahora, la obligación era de los de la banda cruzada.

Gallardo intentó refrescar y metió a Juan Fernando Quintero para probar si le servía como revulsivo igual que en el partido contra Defensa y Justicia en el Monumental. No obstante, el colombiano no estuvo fino, al igual que Borré.

Quien sí estuvo fino fue Campuzano, encargado de desactivar los ataques del rival y darle pausa a su equipo. Fabra también desempeñó un buen papel dándole sorpresa a los dirigidos por Miguel Ángel Russo y el partido de Sebastián Villa se resumió en sacrificio.

Como si los destinos de ambos partidos fueran hilados por el mismo guionista, en ambas canchas se añadieron 5 minutos. Con el pitazo final casi simultáneo, Boca Juniors pudo, por fin, sacarse la espina contra River Plate, que lo tenía de hijo en Copa Libertadores.

7 juegos le bastaron a Miguel Ángel Russo para volver a gritar campeón con Boca Juniors. En la contraparte, Marcelo Gallardo sigue en deuda con la Superliga de Argentina, el único título que le ha sido esquivo en la era dorada de River Plate.

Daniel Galán le da la gloria a Colombia en la Copa Davis ante Argentina