Deportes

España debuta en el Mundial 2018 con la necesidad de dar un golpe encima de la mesa ante Portugal

Por: Adrián Arranz para eleconomista.es

Han pasado 1.453 días desde que la selección española terminase su participación en la Copa del Mundo de Brasil. Aquella inservible victoria por 0-3 ante Australia confirmaba que la vigente campeona era la gran decepción del torneo. España caía eliminada en la primera fase y tocaba lo más hondo del pozo de su fracaso.

Aquel 23 de junio de 2014 comenzaba una reconstrucción, la mejor generación de futbolistas españoles tenía que ir dejando paso a jóvenes talentos con ganas de reivindicarse. La Eurocopa 2016 no resultó como todo el mundo esperaba, pero con la salida de Vicente del Bosque, Julen Lopetegui tomaba las riendas de la selección con el objetivo de recuperar el ánimo perdido. Quedaban dos años para el Mundial 2018 y, previa clasificación por delante, la cuenta atrás iba restando tiempo al regreso de España.

Primera de grupo y un maravilloso partido ante Italia en un Santiago Bernabéu volcado a la causa, servían para sacar el billete a Rusia. Pero el encuentro que confirmaría las sensaciones estaba por llegar. También en Madrid, esta vez bajo las paredes del Wanda Metropolitano y contra Argentina, España endosaba un set por 6-1 a la albiceleste para decir a todo el mundo que había vuelto.

Concentración, unión y avión hacia Krasnodar. La selección pisaba tierra de zares con la calma de saber que todo iba bien, sin sobresaltos y con el día 15 marcado en el calendario. Maldita calma. Spain is different.

Las necesidades del Real Madrid y un sueño por cumplir daban la vuelta a todo en menos de 24 horas. Comunicado, viaje express, reuniones, rueda de prensa, destitución y Fernando Hierro. 30 países miraban atónitos a lo que acababa de ocurrir y Portugal observaba desde la ventana las grescas de su vecino. El presidente había cambiado al seleccionador a tres días del debut.

Los problemas de los lusos desaparecían de golpe y porrazo. Su concentración había estado protagonizada por la desvinculación de cuatro jugadores de su club y los rumores sobre el futuro de su estrella. La campeona de Europa ha agigantado su ego, sabe que si tiene una oportunidad de hacer daño a España es esta.

Con esas llega el partido, el primero que siempre cuesta más. En un Estadio Olímpico de Sochi, a las 1:00 PM (hora colombiana) la selección española se las ve ante Portugal y sus propios fantasmas. Todo en los pies de los 23 futbolistas, para ellos lo importante es la oportunidad de un Mundial y no lo que ha ocurrido.

Hierro, siguiendo el estilo continuista del exseleccionador, saldrá con De Gea, Nacho, Piqué, Ramos, Jordi Alba, Busquets, Koke, Iniesta, Isco, Silva y Diego Costa. Por su parte, Fernando Santos alineará de inicio a siete de los once que le dieron la Eurocopa; Rui Patricio, Cedric, Pepe, Fonte, Guerreiro, William Carvalho y Cristiano Ronaldo; además de Moutinho, Bruno Fernandes, Guedes y Bernardo Silva. Duelo ibérico con la necesidad de dar un golpe encima de la mesa.

Previous ArticleNext Article