El árbitro, la figura del clásico entre Barcelona y Real Madrid

 

Anuncios

Justo antes de que se acabara la primera mitad, Sergi Roberto fue expulsado después de agredir con un puño en la cara sin balón -muy polémico- a Marcelo y dejó al ‘blaugrana’ con 10. Minutos antes los locales pidieron una roja para Gareth Bale por una fuerte entrada a Umtiti. También hubo un enfrentamiento entre Jordi Alba y luca Modric que el juez pasó inadvertido.

En la segunda mitad el ambiente no mejoró. Barcelona se fue en ventaja al 52 con un gol de Lionel Messi, que vino antecedido de una jugada polémica que los ‘merengues’ pidieron como falta de Luis Suárez a Varane.

La tensión siguió latente y todo volvió a explotar cuando el juez ignoró un penal cometido de Jordi Alba a Marcelo.

El partido se tornó caliente, el espectáculo fue bueno, las dos grandes figuras de sus equipos marcaron y ambos pudieron llevarse el triunfo. No obstante, con el juego 2-2, el único que quedó como villano fue Alejandro Hernández, el árbitro del clásico.

Anuncios