Deportes

Divorcio total Cristiano Ronaldo-Real Madrid: ambas partes plantean el fin de su relación

Publicidad

El divorcio entre Cristiano Ronaldo y el Real Madrid es absoluto. Los acercamientos para renovar al luso han terminado, paradójicamente, con un distanciamiento que podría ser definitivo. Tanto es así que ambas partes se plantean acabar con una relación que cumple este verano nueve años.

Según informa Marca, la reunión del pasado martes entre Jorge Mendes, agente de CR7, y Florentino Pérez, presidente blanco, provocaron el enfado del jugador. El motivo: que la oferta del Real Madrid es muy inferior a la que se le prometió hace un año, con la euforia por la Duodécima ganada en Cardiff, con un protagonismo total del futbolista.

Por aquel entonces, el Real Madrid se comprometió a pagar 30 millones de euros limpios a Cristiano, pero la oferta actual contempla 25 ‘kilos’, que en función de los objetivos sí podrían llegar a esa treintena. Una porción amplia, pero de difícil cumplimiento en su totalidad, ya que obedecen a éxitos de club (Liga, Copa, Champions…) e individuales (Balón de Oro o Bota de Oro).

Publicidad

El jugador, que vio con desagrado cómo el Real Madrid aplazó el proceso de renovación en septiembre y el aumento de las fichas de Messi (hasta los 50 millones) y Neymar (su salario se estima en unos 37), se siente maltratado por una entidad que se ha cansado de los charcos del portugués, que nunca ha frenado sus quejas cuando ha creído conveniente expresarlas. Por eso, ha pedido marcharse en el mercado de fichajes. Y el club ha dicho ‘sí’.

De manera periódica, Cristiano ha lanzado mensajes al club, pidiendo más cariño y más emolumentos. El último, tras la final de Kiev, no sentó nada bien a la directiva. Y la respuesta ha sido contundente: se ha perdido la paciencia con el ‘7’ hasta el punto de pensar en una venta este mismo verano.

La cláusula de rescisión de Cristiano es de 1.000 millones de euros, una cantidad imposible de pagar por cualquier escuadra, pero el Real Madrid ha prometido dar facilidades para dar salida al que, casi una década, ha sido su máxima estrella. En este momento, las posiciones están más alejadas que nunca, y salvo un cambio en las negociaciones que no puede descartarse (ya sucedió algo parecido el pasado curso), el de Madeira está más cerca que nunca de marcharse del Santiago Bernabéu.

Previous ArticleNext Article