Noticias, Colombia, Confidencial, agenda, Bogotá, Medellín, cali, barranquilla, Medios de la República Popular China visitan Caracol Televis

Caracol Televisión recibió a una delegación de importantes medios de comunicación de la República Popular China, con el fin de afianzar relaciones para lograr futuros acuerdos en contenidos, distribución de material audiovisual e intercambio cultural.

Leer más

Metro elevado requiere más estudios del suelo

 

 

El suelo de Bogotá es heterogéneo, por lo cual no solo se necesitan estudios adicionales para los asentamientos de las pilas del metro elevado, sino incluir tramos subterráneos, coinciden expertos de la Universidad Nacional de Colombia.

Leer más

James

James Rodríguez quiso aclarar la

 

Estoy bien, no es lo que por ahí hablan de que estaba mal, que tenía algo. Sólo ha sido algo suave. Para que estén tranquilos estoy bien y ya estoy entrenando para poder estar bien

Quería estar en Champions, pero creo que uno tiene que ser inteligente y saber que cuando tiene algo y no está bien, tiene que parar un poco. Hablé con el cuerpo técnico, con el cuerpo médico, y paré un día. Pero ya estoy entrenando, ya estoy apto para el fin de semana

 

James Rodríguez, en declaraciones al medio colombiano RCN, ha querido mandar un mensaje de tranquilidad a la afición madridista y colombiana después de su baja en Champions.

“Estoy bien, no es lo que por ahí hablan de que estaba mal, que tenía algo. Sólo ha sido algo suave. Para que estén tranquilos estoy bien y ya estoy entrenando para poder estar bien”, declaró en un avance de la entrevista exclusiva que se emitirá próximamente.

El colombiano, que no jugó ante el Legia por unas molestias, comentó que no quería arriesgar: “Quería estar en Champions, pero creo que uno tiene que ser inteligente y saber que cuando tiene algo y no está bien, tiene que parar un poco. Hablé con el cuerpo técnico, con el cuerpo médico, y paré un día. Pero ya estoy entrenando, ya estoy apto para el fin de semana”, comentó.

El colombiano ya se entrenó ayer y si no hay imprevistos lo hará este viernes con el resto de sus compañeros para reaparecer el domingo contra el Leganés.

El plan que ayudará a todos los Yuberjen del país

Hace un par de semanas se puso el primer ladrillo de la nueva casa de Yuberjen. El boxeador de Chigorodó por fin veía cumplido su sueño de regalarle una casa digna a su mamá, como prometió por allá en agosto en los juegos de Río. Su voz la escuchó la Ministra de Vivienda, quien junto a su equipo de trabajo y la ayuda de otras muchas instituciones, de inmediato se puso manos a la obra para poder brindarle esta oportunidad. Su peculiar caso recorrió el mundo y sacó a la luz una situación que, como él, sufren muchos deportistas de élite en Colombia. La labor del gobierno para ayudar a estos profesionales quedó en entredicho. ¿Cómo es posible que deportistas que tienen que competir contra los mejores del mundo no vivan en unas condiciones mínimamente decentes?

 

La labor para ayudar a todos estos perjudicados no es un tema nuevo para las instituciones en Colombia. Hay una, en especial, que se ha encargado de velar por el bienestar de estos deportistas. Coldeportes generó desde hace tiempo un departamento de psicología que se encargó de realizar esta labor. Esta procuraba no solo comprender los problemas que sufrían todos estos atletas, sino además guiarlos por el camino correcto. Con medios limitados, consiguieron acercarse a deportistas ninguneados por las organizaciones, pero se vieron desbordados por el alarmante número de casos. Es por eso que desde hace dos meses se decidió impulsar esta iniciativa con un nuevo plan que pretende abarcar a un mayor número de atletas desprotegidos, el denominado programa psicosocial, que intenta desde cubrir las necesidades básicas de todos ellos hasta comprender sus problemas sociales e incluso los meramente deportivos.

 

Para hacernos una idea. La mayoría de ayudas que reciben estos profesionales consiste en darles un estipendio y esperarles al otro lado del camino. La intención de este plan es más profunda. Protegerles desde el inicio hasta el final de la travesía y velar por ellos incluso una vez estén retirados. Este plan abarca actualmente a unos 260 deportistas de élite en Colombia, y su intención es ampliarlo a unos 350. ¿Cómo hacerlo? El programa divide a estos atletas en tres grupos. Los talentos y reservas, que comprenden edades de entre 8 y 15 años, y que cuenta con unas 200 jóvenes promesas del deporte. Los deportistas de élite apoyados, que abarca edades de entre 18 y 35 años, y que son los actuales 260 que reciben esta ayuda. Y por último las glorias del deporte, que recogen a 54 retirados por encima de los 50 años que nunca se labraron una buena opción de futuro y que ahora lo están padeciendo. A todos los protege este plan como si de una profesora de guardería se tratara. Vigilan día a día por su bienestar, intentan cubrir sus necesidades básicas, los asesoran en temas de vivienda y educación o incluso los escuchan cuando tienen cualquier problema personal. El objetivo de este programa es poder agrandar el cupo incluyendo a un amplio grupo de los que corresponden a las nuevas promesas para conformar un total de 350.

 

El tema parece sencillo pero no lo es para nada. El problema con el que siempre se encuentra este departamento reside en la falta de compromiso del resto de instituciones. Para poner un ejemplo, la mayoría de universidades de este país prometieron ayudar con becas a todos estos deportistas. La verdad es bien distinta. La mayoría de universidades consideradas grandes de este país se han olvidado de ellos. Solo las de menor perfil se acuerdan de ellos y son las que precisamente brindan estas ayudas, siendo la Andina una de las que más destaca en este aspecto.

 

De la misma forma pasa con las empresas. Todas quieren aparecer junto a imágenes reconocidas, como paso en el caso de Yuberjen, pero difícilmente ayudan a los que no aparecen en los titulares.

 

Cómo funciona el programa

 

El programa psicosocial trabaja por incluir cada día a un mayor número de estos deportistas. Para entrar a este tipo de ayudas, el deportista tiene que presentar un mínimo de resultados que determinan su clase y por ende el estipendio que van a recibir. Teniendo en cuenta que todos tienen un nivel olímpico, este va desde los de menor categoría que reciben un diezmo correspondiente a dos salarios mínimos, hasta los de mayor que pueden llegar a recibir hasta 4.300.000 pesos. Hay que tener en cuenta que muchos de ellos reciben también la propia ayuda de la regional, que en algunos casos supone doblar la cifra de la que estamos hablando. En este aspecto, la región que lidera este tipo de ayudas sociales es la de Cali, abanderada por su directora Clara Luz.

 

Otra de las barreras que ha conseguido vencer este departamento es la de la seguridad social. Cualquiera entendería que es un principio básico que se debería cubrir, pero solo hasta la fecha se está comenzando a brindar este aspecto al deportista. 

 

El caso de Yuberjen salto a la luz, pero como él hay muchos deportistas que tampoco tienen acceso a una vivienda digna. Desde el programa luchan por conseguir fondos en este sentido pero también se ven desbordados. El mismo Ministerio de Vivienda se comprometió también con una ley por la que se involucraría en este sentido, corriendo con los costes si es necesario con deportistas que no pueden permitirse unas mínimas condiciones de vida. El caso es que también en el Ministerio andan cortos de fondos y la manera de solucionarlo es acogerse a una letra pequeña en el contrato por la que la vara de medir estos casos es un tanto ambigua. Es muy difícil clasificar cuánto tiene que ser este mínimo y muy fácil en cambio desecharlos. En el caso del mismo Yuberjen, por poner un ejemplo, no podría acogerse a esta medida ya que al ser un medallista olímpico corresponde a la mayor categoría, la cual nunca recibe este tipo de ayudas. Pero su caso salió a los medios y allí no hubo quien frenara a la ministra. ¿Cuestión de importancia mediática?

 

El tema de la educación es otro de los puntos en los que más hincapié hace el plan psicosocial. Por una razón sencilla. Los deportistas pueden recibir ayudas y ser potenciados durante su carrera, pero tarde o temprano tendrán que retirarse y dedicarse a otra labor en el día a día. En este punto de sus vidas es donde comienza la verdadera prueba olímpica. Sin educación quedan desamparados. Por muchos logros deportivos que tenga, nadie va a contratar a una persona poco cualificada para el trabajo cuando hay otros mejor preparados. En el programa psicosocial trabajan por guiarles en este camino después del éxito deportivo. Pepararles para la vida a la que se tendrán que enfrentar una vez se acabe lo bueno. En este sentido, el plan psicosocial estima que alrededor de un 10 por ciento de los deportistas en Colombia no cuentan con una educación básica.