La salud mental de jóvenes y niños preocupa a la Veeduría Distrital

Un reciente informe de la Veeduría Distrital en el que revela las consecuencias que ha traído el encierro por la pandemia del Covid 19 en los niños y jóvenes de Bogotá, asegura que los casos reportados de conducta suicida en esta población pasaron de 456 en febrero a 526 en marzo, reduciendo su reporte en abril con 183 casos e incrementándose en un 49% en mayo y en un 91% en septiembre, ambos frente a abril.

Según el órgano de control, los mayores casos reportados se han presentado en estudiantes de 12 y 13 años, con alta presencia de casos también en niños/as de 4 a 11 años. Las localidades en donde se ha reportado el mayor número de casos son: Bosa (641), Ciudad Bolívar (544), Rafael Uribe Uribe (535) y San Cristóbal (534). En donde se ha reportado el menor número de casos es en Sumapaz (4), Chapinero (16) y Teusaquillo (28).

En cuanto a los casos reportados de conducta suicida pasaron de 456 en febrero a 526 en marzo, reduciendo su reporte en abril con 183 casos e incrementándose en un 49% en mayo y en un 91% en septiembre, ambos frente a abril. Estos comportamientos tienen un mayor número de reportes en estudiantes entre los 12 y 16 años. Las localidades en las que se ha reportado el mayor número total de casos son Bosa (318), Kennedy (305), Suba (287), Usme (218) y Engativá (218). El menor número de casos reportados es en Sumapaz (4), Chapinero (11) y La candelaria (14).

Anuncios

Para la Veeduría, estos casos podrían estar sucediendo por  la alta exposición que ha tenido esta población a diversas situaciones de violencia intrafamiliar y problemas de salud mental reforzados por la situación de pandemia.

Los maestros también fueron tenidos en cuenta en este informe en donde dice que  estos han tenido una gran carga al tener que enfrentar la virtualidad, adaptarse a tecnologías y plataformas digitales, replanificar estrategias de pedagogía, adaptación de currículos y nuevos formatos de aprendizaje, así como asegurar acceso a materiales escolares y alimentos en muchos casos.

El organismo de control afirma  son muchos los factores que tienen que ser considerados en aras de impulsar la presencialidad, una vez la ciudad supere el pico epidemiológico actual. Entre los factores a considerar están la calidad educativa, la calidad de vida infantil, las incidencias epidemiológicas, el aumento del maltrato infantil, los casos de suicidios entre niñas y niños, y las condiciones laborales de las mujeres.