Bogotá

La campaña por el Concejo no ha evitado que Daniela comparta su tiempo con sus hermanos

candata-concejo
Publicidad

Daniela León, una profesional en Lenguas Modernas egresada de la Escuela de Administración de Negocios – EAN en Bogotá, durante los últimos tres meses tuvo que repartir su tiempo dando a conocer las ideas con las que espera ganar una curul en el Concejo de Bogotá por la lista del Partido Cristiano MIRA y cuidar de sus dos hermanitos.

Bogotana de nacimiento, vive en el barrio la Colina. No ha sido muy amiguera, sin embargo siempre ha contado con buenas relaciones con sus vecinos y conserva uno que otro amigo del colegio Principado de Mónaco donde estudió.

Amante del cine, especialmente del género de acción. Su película favorita es Misión Imposible, quizás porque se identifica con el lema de buscar lo que se propone, no importa el sin número de obstáculos que deba vencer y los riesgos que haya que tomar. Sabe muy bien que cuenta con el apoyo de sus papás, quienes le han dado su respaldo y ayuda en todo lo que necesita, por esto los considera como la columna vertebral de su vida.

Daniela se considera la segunda mamá de sus hermanos menores a quienes les gusta cuidar a pesar de que uno de ellos (Juan Diego)  es mayor de edad y estudia Derecho. Con el menor (Santiago) le encanta jugar y cocinarle su comida favorita (las pastas). Cuando este se enferma le busca remedios caseros y le cocina cuando llega del colegio.

Les gusta estar juntos y durante este tiempo 

Publicidad
ven televisión y comparte con ellos el gusto por el fútbol, llegando incluso a servirles de arquero en los partidos que juegan en el parque del barrio.

Quiere llegar al Concejo de Bogotá porque desea ayudar a los bogotanos a conseguir el sueño de emprender sus iniciativas de empresas, no importa si es pequeña, mediana o grande. Para Daniela lo único que hay que tener claro es un objetivo en la vida, que en la vida no hay misiones imposibles y que con fe y dedicación,  se puede lograr.

En los recorridos por las localidades ha tenido la oportunidad de comprobar que en una ciudad como Bogotá hay personas aguantando hambre, que si tienen para desayunar, no tiene para almorzar y cenar. Que en la capital del país, también se vive la pobreza extrema y sobre todo que se les puede ayudar a superar este problema, desde sus propias iniciativas. Que lo importante es tener ganas.

Dialogando con las personas ha descubierto lo necesario que es trabajar por la comunidad, en comunidad. Que solo si el hombre es capaz de unirse, superando las diferencias sociales, étnicas, religiosas, etc., se puede salir adelante en sociedad.

Es este el legado que desea dejar a quienes apoyen su gestión como concejal en el caso de que sea elegida el próximo 27 de octubre.

Publicidad
Previous ArticleNext Article