El Corredor Verde en la Carrera Séptima

Se ha vuelto normal en Bogotá caer con toda, criticar y destruir lo que hace el alcalde de turno, antes de que este exponga bien la iniciativa, especialmente si esta tiene que ver con el desarrollo de determinado proyecto que busque mejorar la movilidad en la Carrera Séptima.

Soy de los que celebra que no se haya construido la troncal de TransMilenio por la Carrera Séptima, no solo porque resultaba antiestético introducir por esta vía el sistema de buses rojos al mejor estilo de Enrique Peñalosa, es decir, a los berracazos, sino además por todo lo que esto significaba en algunos tramos, como por ejemplo en el Parque Nacional donde obligaba a la tala de buena parte de los árboles plantados sobre la vía.

No sé si quienes añoran la idea de construir una troncal de buses rojos sobre esta vía, olvidan que el proyecto tenía líos jurídicos que amenazaban con echarlo para atrás y celebro que se lo se haya logrado, así no haya sido por la decisión de un juez sino a través de un acuerdo.

Anuncios

Esta idea era nefasta para la ciudad, porque fue un proyecto pensado en lo que gustaba a Peñalosa y no en lo que necesitaba la capital y es ahí en donde está la principal falla de cuanta idea ha pasado sobre esta vía para mejorar su movilidad: se piensa en lo que le gusta al alcalde de turno y no en que le sirve a Bogotá.

La Carrera Séptima es una vía que varía su forma en los diferentes tramos por los que atraviesa, por tanto meter una Troncal de TransMilenio era construir diferentes troncales sobre una misma troncal.

Ahora se habla de construir un Corredor Verde sobre esta avenida, que por supuesto la alcaldesa Claudia López tendrá que explicar bien, porque en las imágenes se ve bonito pero es necesario conocerla en los planos y en el proyecto para discutir si efectivamente es lo que necesita la ciudad de Bogotá.

Discutir de si es buena o mala la idea, antes de conocerla, resulta inútil, es como juzgar a la esposa antes de contraer matrimonio y es por esto que como ciudadano le recomiendo a quienes defienden a ultranza la troncal de TransMilenio por la Carrera Séptima, no porque sea buena, sino porque la propuso Peñalosa, que se tomen un vasito con agua, se calmen y le den espacio a la alcaldesa Claudia López para que exponga su proyecto.

En su  momento discutiremos su viabilidad.

Fernando Mendoza