El abc de la reapertura económica en Bogotá

La administración distrital recomienda el   uso correcto del tapabocas, incluso dentro del hogar en los casos en los que la exposición al virus lo amerite y mientras se esté en espacios cerrados como oficinas, establecimientos de comercio o en el transporte público.

También se aconseja la ventilación en hogares y establecimientos, el lavado de manos, desinfección y  distanciamiento físico.

Los aforos dependen de la actividad del establecimiento comercial o laboral. Se deberá indicar de manera visible al ingreso de las instalaciones.

La Secretaría de Gobierno hará este control en las zonas de comercio, incluyendo zonas de comercio informal.  Bogotá a Cielo Abierto continúa y se fortalecerá con nuevas vías peatonalizadas para que el comercio y las actividades culturales aprovechen el espacio público y funcionen al aire libre.

Los bares y gastrobares podrán abrir entre las 10 a.m. y la 1 a.m. El aforo máximo y los protocolos de bioseguridad también aplican para ellos.

No están permitidas las discotecas y los eventos públicos o privados que impliquen aglomeración de personas. Esto incluye los eventos deportivos como el fútbol y los conciertos.

La Alcaldesa informó que, sin embargo, el Distrito solicitará al Gobierno Nacional un piloto de reapertura una vez la ciudad baje a los niveles de alerta amarilla (UCI en 75% de ocupación o menor).

Todas las entidades del sector público y privado deberán procurar que el 70% de empleados o contratistas funcionen bajo la modalidad de teletrabajo o trabajo en casa. Esto aplica para las personas cuya presencia no es indispensable y se dará prioridad a las personas no vacunadas o con enfermedades de riesgo.

La educación vuelve a la presencialidad sin restricción de horario, pero con los aforos y protocolos de bioseguridad estipulados por los ministerios de Salud y educación y la Secretaría de Educación. La Alcaldesa informó que los colegios oficiales de Bogotá empezarán su proceso de presencialidad total al terminar la vacunación de maestros y demás personas de la planta educativa.

No habrá restricción a la movilidad ni a la venta o consumo de bebidas alcohólicas.

Mientras persista la alerta roja en el sistema hospitalario, siguen suspendidos todos los procedimientos electivos no urgentes o no prioritarios que requieran el uso de oxígeno y medicamentos para sedación, analgesia y relajación neuromuscular.